Poesía española

Poemas en español


Dikt La fuente de las nereidas

La fuente de Las Nereidas

Las vi por vez primera en la fuente de una plaza,
Que estaba al pié de elevado puente levadizo,
Su belleza me impactó, dispúseme a la caza,
Eran desafío a un galán enamoradizo.

Hechas en bellos mármoles de grises y blancos,
Su desnudez mostraba bellos senos turgentes,
Arrimé mi fuente cubriendo todos sus flancos
Quedamos frente a frente, con mis ansias urgentes.

Sus nombres eran los de Calypso y Galatea
Me lo dijeron las suaves brisillas salinas,
Ambas me dejaron ardiendo como una tea,
Eran las sirenas, dos de las ninfas marinas.

No tardé siquiera un segundo en enamorarme,
Ahora era sólo cosa de elegir cual de ellas,
Vanidoso esperé sus miradas atraparme
Y ver a cual interesaba de las doncellas.

Temor a sus embrujos ninguno yo tenía,
Ellas me encantarían con sus cantos de lirios,
y yo lo haría con la magia de mi poesía,
Entregándonos al amor con fuego y delirio.

Me miraban, las miraba, ambas se miraron
Luego ellas me sonrieron, y me dieron sus venias
Dije: las he flechado, de mi se enamoraron
Las regalaré con bellas y sendas gardenias.

La verdad dicha, me gustaban de forma fatal,
Incluso, iluso pensé en un triángulo amoroso,
¿y porqué mejor no hacemos una orgía total?,
¡Total es grande mi fuente y no soy pudoroso!

Me erguí, adoptando la postura de un Apolo
Y preparando aún mejor este regio evento,
Me despojé de toda la ropa…que estorbaba
Exhibiendo sin vergüenza mi dote en aumento.

Mis oídos sienten unas fuertes carcajadas,
Y en mi cara se pintó una mueca de sorpresa,
La una sobre la otra, montadas a horcajadas
Entregadas a sus ansias con toda entereza.

Demasiado y muy golpeado en mi pobre orgullo
Me vestí apresurado y huí de esa pareja,
«dioses no se unen con mortal» es de Perogrullo
Mientras viva, nunca olvidaré esta moraleja.

La ninfa Calypso aquella que todo lo esconde,
Me escondió egoísta su frescura plateada,
Y la Galatea no quiso mojar mis playas
Con su blanca estela, espuma de agua salada.


Dikt La fuente de las nereidas - Alfredo Farias Álvarez