Poesía española

Poemas en español

Dikt Periodistas de hoy

La maldad la dispersan dondequiera
Y atacan con hiel ruda, enloquecida,
Sobre el cuerpo y el alma de cualquiera
Con una hiriente pluma fratricida.

Comparsas de un ayer paradisiaco
Que fueron mozos sanos, transparentes,
Son adultos ligados al dios Baco
Y alelados son cultos incipientes.

De ser sabios presume su escritura
Y difaman con públicas mentiras,
Destilan su veneno y amargura
Y desatan los odios y las iras.

Pretenden que su pueblo aguante y tema
A su poder escrito con furor,
Aunque ya por veinte años es su lema
«Por la verdad y un México Mejor.»

Pobre pueblo sencillo e iletrado
Víctima de estos sátrapas verbales,
Los que anulan su verbo malhablado
Con un orfeón y afanes culturales.

Que nos tenga piedad tan sólo pido
Al cielo, y que a estos sabios cantinflescos
Los concentre en aquel limbo aburrido
Que da el pueblo con ánimos burlescos.

El quid en esta etapa será un día
Página vergonzosa y archivada,
En el libro anecdótico que avía
A quien dispone su defensa aliada,

Pues quienes a su sombra retozaron
Con elogios harán réplica absurda,
No importando si lo que ayer sembraron
Sólo dé por cosecha fruta burda.

ANTONIO MUNGUIA
MEMORIA:
12 de octubre de 1974 Al publicarse visceral comentario del Dr. Sergio Bribiesca Elvira sobre asamblea del CEPES realizada en el Centro de Salud de Agua Prieta para analizar el cuarto informe del presidente Luis Echeverría Alvarez.

PERIODISTAS DE HOY II

Cuánta torpeza invade los rincones
Por donde caminamos sin descanso,
Siempre buscando el plácido remanso
Que fortifique el alma y sus pasiones
Con la savia que infunde bendiciones:
El gran conocimiento que se oculta
Allende la ignorancia vil que insulta
A la mente de inquieto aprendizaje,
En lucha por vencer torpe bagaje
Que opone a nuestro paso gente inculta.

Si tan sólo callaran sus sandeces
Quienes con su incultura desentonan,
Verían que del cielo los perdonan
Por no pontificar con sus memeces
Ni adornar sus remilgos con sus heces.
Pero parece que es un imposible
Que callen su discurso tan risible
Al elevar encomios a sus dichos,
Cual si fueran divinos sus caprichos
Producto de verdad inamovible.

La realidad es otra muy distinta
Pues solamente alaban a sus leales
Y atacan con furor a sus rivales
Desperdiciando así papel y tinta,
Revelando maldad que los despinta.
Pobre mi pueblo amado que no cuenta
Con honestos voceros y que sienta
Que los que tiene son escribidores
A un mitómano asidos por temores
De a sus ojos llegar a ser afrenta.

MEMORIA:
AÑOS SESENTAS Y SETENTAS, Agua Prieta, Sonora, México padeció un periodismo auto elogiado por sus colaboradores sujeto al criterio del director, cuya meta principal en la vida fue ser reconocido como hombre culto, que posiblemente sí lo era pero exageradamente ególatra y dominante. Yo dejé de colaborar en cuanto sentí su afán de sujetarme a sus designios.



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)

Dikt Periodistas de hoy - Antonio Munguia