Poesía española

Poemas en español


Poema Decimas del centenario de agua prieta sonora

Tierra que azotan los vientos
Sobre tu valle gigante,
Te hablo con voz susurrante
Por tus visos macilentos,
Para calmar tus lamentos.
Sangre que tus hijos dieron
Y al resguardarte ofrecieron
Su amor incondicional,
Hoy clama con fuerza tal
Que resurge lo que hicieron.

Con todo y ser tan pequeño
Tu poblado en sus pininos,
Le dio nombre y pasos finos
Al Plan que surgió de un sueño
De hombres firmes en su empeño.
Así fue que de Agua Prieta
La Revolución su meta
Con tu plan salió triunfante,
Logrando que en adelante
Y hasta hoy, la Ley se respeta.

Mucho hubo que lamentar
Por los héroes fallecidos,
Bajo el fuego de bandidos
En traje de militar
Con mucha hambre de matar.
Pero la pena valió
A pesar que se regó
Tu suelo con sangre joven,
Pues ya no habrá quienes roben
Tu dignidad y tu honor.

Desde aquellos días aciagos
Meses y años transcurridos
Han dejado en los corridos
Reseñas de aquellos tragos
De anales llenos de estragos.
Pero a tu espíritu claro
Los cielos sin más reparo
Diseño le dieron ciertos
Para que a brazos abiertos
Brindaras siempre tu amparo.

Agua Prieta, tus rincones
Los vistes de seda a diario,
Como un pueblo visionario
Listo al futuro que expones,
Mostrándote con pasiones
Que incitan a tus vecinos
A alcanzarte por caminos
De difícil transitar;
Mas fincando en ti su hogar
Nadie deja tus cariños.

A cien años de fundado
Tus calles siguen abiertas,
Para quien venga y las puertas
De un hogar abra inspirado,
Pueda vivir a tu lado.
Tu cielo será su manto
Y su aureola, ¡ como un santo!
Tu campo cual trono regio
Ha de darle el privilegio
De ser Señor de tu encanto.

Lo tuyo es que quien resida
No quiera dejar tus lares.
Alegrías y pesares
Tú los conviertes en vida,
De santidad conferida
Por luz de sagrada herencia,
Que hace en mágica tendencia
De pureza divinal,
Sean tu aire y agua caudal
De tu exclusiva opulencia.

Es ya máxima famosa
Que quien de tu agua disfruta,
Si no para aquí su ruta
Vuelve de nuevo y reposa
En tu panteón y en su fosa.
No sin antes convivir
Por años; y sin sufrir
Decepciones o amarguras,
Mas gozando las dulzuras
De tu espléndido existir.

Por lo que muy satisfecho
Junto conmigo a gran gozo
Clamará con alborozo
Sin falsa pose o despecho,
Un brindis franco y derecho:
¡ Viva mi Apson y su gente!
¡ Vivan su historia y su ambiente
Que en su bondad Dios regala
Cada amanecer que exhala
Fragancia de flor naciente!

Este himno a nuestros mayores
Como una oda vibrante,
Cante loor altitonante
A tu historia y bienhechores,
Que te ofrendaron honores
Dignos de tu jerarquía;
Y que Dios a tu hidalguía
Conceda larga memoria:
¡ Como mi Ciudad, mi Gloria,
Mi eterna luz y mi guía!!!


Poema Decimas del centenario de agua prieta sonora - Antonio R Munguia