Poesía española

Poemas en español


Poema El fanático y el superhombre

(Meditación rodeado de imágenes en un templo)

No hay mayor ignorante ni peor fatuo
Que aquél que cierra su intelecto altivo
A la voz del que clama enamorado
Por desérticas sendas del olvido
Machacando su anuncio: LA VERDAD…

Los fanáticos andan sin descanso
Escuchando los altos decibeles
De quienes su verdad proclaman,
Buscando diestros convencer creyentes
Que CONOCER es paso sin final…

Predican el CREER como la puerta
Para acceder con dardos lapidarios
A dogmático y fútil entramado
Que imponen a la plebe y a encumbrados,
Con estentóreos gritos de maldad…

En los atajos áridos del mundo,
Dentro de un negro laberinto oscuro,
Y, sin que su obsesión atienda nadie,
Su brillante VERDAD a un pobre vulgo
EL DE VOZ MANSA buenas nuevas da…

Es tan inmensa la verdad desnuda
Que hay un solo camino y nadie puede
Arribar al espacio que es sagrado,
Mas que aquel superhombre que mantiene
En su interior su seo liberal…

En el atardecer mundano de esta vida
El superhombre estampará su huella
Sobre sendas divinas y trocadas
Por esos pasadizos bajo tierra,
Que falsos líderes tratan de burlar…

Y aquellos que su círculo cerraron
Con su doctrina única y exacta
Llorarán su fanática postura,
Que abrazaron con sólida ignorancia
Sembrada y cosechada con afán…

El mismo Jesucristo claramente
Dijo sabio que sólo halla el que busca,
Se abre una puerta al que insistente llama
Y recibe el que pide por la ruta
Que a Dios conduce en venturosa paz…

El Poderoso hecho hombre con enojo
Detestó el farisaico fanatismo;
Y el lujo de adornadas vestiduras
Reprobó con furor enardecido
Por su ostentosa falta de humildad….

Sus templos fueron playas y montañas,
Igual que valles y caminos reales.
No hizo templos ni aprobó jerarquías
Al preguntarle quién era más grande
De los doce discípulos sin par…

Su paso prescindió de alforja y lecho
Predicando igualdad de los hermanos,
Su sanadora mano extendió presto
Y a enfermos y también a endemoniados
Con milagros sin fin pudo sanar…

Del superhombre, dijo, estaría en medio
De dos o más que estar con Él quisieran;
Mas nuevos corifeos sólo a ellos
Permiten invocarlo y hasta vedan
Dar culto a Dios si no es en su portal.

Revestidas con oro y con imágenes
Construyen imponentes catedrales
Que Cristo no aprobó con leal respeto
A la santa palabra de Dios Padre
Que a lo mundano manda rechazar…

Los fondos que los fieles les confieren
Sólo aumentan riquezas vaticanas
Y los que sufren pobres y con hambre
Jamás reciben ni pequeñas dádivas
De lo adquirido en el pagano altar…

Los actuales traidores del Maestro
Se desplazan soberbios en sus autos
Visten con elegancia ornamentada
Y se conceden títulos tan falsos
Que ofenden por su pompa y su ritual…

Se llaman “padres” contra aquella orden
De limitarlo sólo al Padre Eterno.
Designan abogados por millares
Cuando es sólo de Cristo el ministerio
De mediar entre el Padre y nuestro afán.

La doctrina cristiana reformada
De divina que fue la han hecho humana.
Cristo el Señor ha sido relegado
Y se pide rogar en la plegaria
A santos que les dio en canonizar…


Poema El fanático y el superhombre - Antonio R Munguia