Poesía española

Poemas en español


Dikt La plaza

Mientras cruzo la plaza,
la noche queda estática.
De aquí y de allá viejas risas salen
al encuentro
como animales conocidos y fieles.
Un puñado de sombras persigue alegre
una pelota que rebota lenta e incansable
hasta perderse en lo hondo.
La memoria se abre en un abanico:
aquí tropiezo y sangro.
Allá río con otros alguna ocurrencia.
Cuando tú apareces
-conjurando primero en la pequeñez-
la plaza se llena
de rubores, vergüenzas primeras y silencios.
Todo está intacto.
Miro de reojo y me descrubro mirándote de reojo.
Cuando quiero huir,
no sé si eres tú
o la plaza
lo que me atrapa.

Seleccionado por el autor


Dikt La plaza - Cé Mendizábal