Poesía española

Poemas en español

Amor prohibido

Subes centelleante de labios y ojeras! Por tus venas subo, como un can herido que busca el refugio de blandas […]

Trilce (poema xlv)

Me desvinculo del mar cuando vienen las aguas a mí. Salgamos siempre. Saboreemos la canción estupenda, la canción dicha por […]

Deshojación sagrada

Luna! Corona de una testa inmensa, que te vas deshojando en sombras gualdas! Roja corona de un Jesús que piensa […]

Altura y pelos

¿Quién no tiene su vestido azul? ¿Quién no almuerza y no toma el tranvía, con su cigarrillo contratado y su […]

Trilce (poema lxvi)

Dobla el dos de Noviembre. Estas sillas son buenas acogidas. La rama del presentimiento va, viene, sube, ondea sudorosa, fatigada […]

Trilce (poema lviii)

En la celda, en lo sólido, también se acurrucan los rincones. Arreglo los desnudos que se ajan, se doblan, se […]

Los heraldos negros

Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé! Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, […]

Dios

Siento a Dios que camina tan en mi, con la tarde y con el mar. Con él nos vamos juntos. […]

El acento me pende del zapato

El acento me pende del zapato; le oigo perfectamente sucumbir, lucir, doblarse en forma de ámbar y colgar, colorante, mala […]

La violencia de las horas

Todos han muerto. Murió doña Antonia, la ronca, que hacía pan barato en el burgo. Murió el cura Santiago, a […]

Trilce (poema li)

Mentira. Si lo hacía de engaños, y nada más. Ya está. De otro modo, también tú vas a ver cuánto […]

Palmas y guitarra

Ahora, entre nosotros, aquí, ven conmigo, trae por la mano a tu cuerpo y cenemos juntos y pasemos un instante […]

Los pasos lejanos

Mi padre duerme. Su semblante augusto figura un apacible corazón; está ahora tan dulce… si hay algo en él de […]

Sauce

Lirismo de invierno, rumor de crespones, cuando ya se acerca la pronta partida; agoreras voces de tristes Canciones que en […]

La cena miserable

Hasta cuándo estaremos esperando lo que no se nos debe…Y en qué recodo estiraremos nuestra pobre rodilla para siempre! Hasta […]

El poeta a su amada

Amada, en esta noche tú te has crucificado sobre los dos maderos curvados de mi beso; y tu pena me […]