Poesía española

Poemas en español


Dikt CanciÓn en redondillas y quintillas

Desdichas, si me acabáis,
¡cuán buena dicha sería!
Si haréis, si no os cansáis
Por mayor desdicha mía.

Poco os queda por hacer,
Según lo que tenéis hecho,
En que os podáis detener
En un hombre tan deshecho
Y tan hecho a padecer.

La costumbre dicen que es
Muy gran remedio a los males;
Yo digo que es al revés,
Que los hace más mortales.

Ved a lo que me han traído
La costumbre y sufrimiento,
Que de puro ser sufrido
Vengo a decir lo que siento
Cuando estoy ya sin sentido.

Los que vieren que porfío
A quejarme de mi suerte
Pensarán que desvarío
Con la rabia de la muerte.

Mas, con todo, bien verán
Que no es tiempo de mentir;
Gran agravio me harán
Viéndome para morir
Los que no me creerán.

Todo lo tengo probado,
Hasta el bien me hace mal;
El no me hallar confiado
Era mi peor señal.

Temblaba el alma en los pechos
En ver sombras de alegría;
Bienes eran contrahechos,
Que siempre el placer venía
Víspera de mil despechos.

Si acaso estaba contento,
Que pocas veces sería,
Venía un remordimiento
Que el alma me deshacía.

Profecías eran éstas
Del mal en que hora me veo;
Mil cosas llevaba a cuestas,
Que las llevaba el deseo
Sobre mi cabeza puestas.

Y aun me parecían a mí
Tan ligeras de llevar,
Que nunca tanto sentí
Como habellas de dejar.

Esto, ya que era pasado,
Si el dejallo me dio pena,
Júzguelo quien lo ha probado;
Si alguna hora tuve buena,
¡cuán cara que me ha costado!


Dikt CanciÓn en redondillas y quintillas - Diego Hurtado de Mendoza