Poesía española

Poemas en español

Dikt Poema lxi

En el valle profundo de mis tristezas, tú te alzas inconmovible y silencioso como una columna de oro.
Eres de la raza del sol: moreno, ardiente y oloroso a resinas silvestres.
Eres de la raza del sol, y a sol me huele tu carne quemada, tu cabello tibio, tu boca oscura y caliente aún como brasa recién apagada por el viento.
Hombre del sol, sujétame con tus brazos fuertes, muérdeme con tus dientes de fiera joven, arranca mis tristezas y mis orgullos, arrástralos entre el polvo de tus pies despóticos.
¡Y enséñame de una vez – ya que no lo sé todavía – a vivir o a morir entre tus garras!



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Dikt Poema lxi - Dulce María Loynaz
 »