Poesía española

Poemas en español

Mientras arda el fuego

Yo estoy seguro o muy seguro: Los espectadores desconocen lo que vale una voz, O el peso de una voz […]

La luna eclipsa

I Y mientras la luna eclipsa: ¿quién escucha mi canción? ¿alguien oye mi canción Mientras ya la luna eclipsa? Bien, […]

El quemante ojo de romeo

Para Odalys Victoria, Un largo de felicidad. El brillo único de las constelaciones Rueda a lo largo del canapé, Donde […]

Márgenes

En las márgenes del río Máximo, a la caída de la tarde, hice que pasara el tiempo -abstraído en la […]

Una mano en el traspié

He pensado en la muerte; De un modo más preciso, en Morir – un verbo minucioso, Apegado siempre A lo […]

El doble dolor

O poeta é um fingidor, leí una tarde en Pessoa, finge que es loa su loa, dolor su mismo dolor. […]

Ciudad de todos los domingos

Querría quedarme en esta ciudad: Su manera de reír me gusta ciertamente. Una eternidad cruza hacia los bailes, Deja en […]

Escrituras visibles

La hermosa memoria de un día en el mar. Figuras que sumerges hacia un brazo de agua más tranquilo y […]

El borde del proscenio

En mi antigua fiereza Y en mi larga humildad, El otro fue siempre. Y caminar sobre la hierba, llegar al […]

De la ausencia y la noche

No queda más que marcharse. Y buscar luciérnagas en los patios dormidos. Y conquistar en la ciudad los puentes. Y […]

Toda la cabeza

Un pájaro Se mueve En las maderas del techo. Está apedreado Y no podrá Salvar el ruido de sus alas. […]

Pisos húmedos

Vuelves a estar en los pisos húmedos de la casa lejana de donde en verdad nunca has partido. En su […]

Mientras sea posible

Ve mientras sea posible: Ella te espera. Encantada en los bordes -pacientemente – Nada una piscina más, espera una vez […]

La apariencia gris de la ceniza

Su azogue Mortal en la superficie del espejo -que Baudelaire y Block Describen como la fatuidad de un lenguaje vacío. […]

El calibre de las armas

Detrás de los cristales Palidece la memoria de otro tiempo, Los objetos más simples de una época Que la historia […]

Yo también tuve un silencio

No estoy escondiendo nada. Sólo dije, calmado y para todos: No creo en los murmuradores. Van y vuelven por el […]