Poesía española

Poemas en español


Dikt Las tentaciones

No te apartes de la joven jíbara que yace a tu lado-
que nunca estuvo a tu lado-delirio y sue-
ño, teñida con pinturas de boda, el sexo
lavado con agua de coco, sus aceitadas pier-
nas cobrizas con pulseras, curvas como ríos
a lo largo de la noche.

Acurrucada contra tu pecho, sumisa bajo el brillo de
Orión, su boca para toda sed de hombre
desatada por la vehemencia, su respiración
como un eco de tambores apagado en tus
venas.

con el olor ancestral de su cuerpo, en ella se restriega
la seda nocturna, abanicada por el lento ba-
lanceo de las hojas, azotada y besada desde
sus pies hasta el sagrado rostro de la luna.

Y el reverbero elemental de sus muslos, el peso de su
cabellera amazónica, lejos de las arpías, con
centelleantes axilas y la comisura de los
ojos llena de asombro.

No te apartes tampoco de la voluminosa mujer blanca
invocada en secreto, de gran opulencia, la
ostentosa cúpula palpitante de su vientre, la
espesa nube carnal tendida en la blandura
de la pereza, la firme claridad de su nuca
mordida, una rosa sobre el pecho-inmen-
samente misteriosa como toda rosa-, co-
mo toda partícula del infinito que captan
los sentidos, el cimbrador canal de su es-
palda que nada puede agotar. Y tampoco
ella yace a tu lado.

Pero todo sueño es una emanación de la vida, un re-
guero de los astros que calienta tu aliento.


Dikt Las tentaciones - Enrique Molina