Poesía española

Poemas en español


Dikt La demente

En la provincia de corrientes
En un pueblito pequeño
Y escondido entre los montes
Hay un campo de grandes leguas.

Una historia esta latente
De una familia muy rica
Entre ellos una demente.
Es de mis versos protagonista.

Su padre, gran trabajador
Su madre, una honrada dama
Y ella una demente…
¡Una esperanza en llamas!

Según mis letras narran
Su padre se llama Juan.
Que ha dejado en su camino
El remedio Juraban.

Un veneno que no perdona.
La demente llamada María.
Comenzó a ver que la vida
En ella era porquería.

Y para acabarlo todo
Al veneno lo aguó,
Dejando en cada chiquero;
Cada animal consumió.

Ella cargo en el baso
Y levantando hacia arriba
Diciendo ¡Madre! ¡Madre!
Y la madre dijo ¡Hija mía!

La demente tomo un trago
Y encarno su palabra dulce.
«Hoy me sano para siempre,
Hoy me muero yo sin cruces».

La madre llamada Inés
Dijo ¿Qué pasa hija mía?
Y la hija cayó al suelo.
¡No más palabras madre mía!

La madre se lamentaba.
Y María Moribunda.
Logró decir» los animales,
Hoy conmigo se derrumba».

Inés muy desesperada
A Juan llamó del quintal.
¿Qué pasa mujer? ¿Qué pasa?
Tan tarde para preguntar.

María se ha envenenado
Con un frasco de juraban.
Un golpe al corazón y dijo.
«me paso por holgazán».

«Ayer he regado la quinta
No tuve tiempo de alzar.
¿Porqué hijita mía?
Te supiste envenenar».

El padre fue al quintal
Con un dolor tan profundo.
Se clavó en el pecho un puñal.
«Diciendo adiós a este mundo»

Inés en el chiquero.
Vio los frascos con veneno.
«¿Qué are sin mi hija?
La única y muerta tengo».

Los animales en tendal.
Todos muertos de inocencia
Que no fue culpa de María
Sino el dueño (…) Su demencia.

La madre se fue a la quinta.
Encontró muerto a su marido Juan.
Sacó del pecho el puñal
Y en su mano. El frasco de Juraban.

Miró hacia el horizonte
Con la tarde tan calmada.
Bebió el veneno en el monte.
Y se clavo la puñalada.

Todo lo vello termina.
Solo quedo el misterio.
La familia y los animales.
En esa tierra fue cementerio.
……………………………
La tristeza del suelo
Muy pronto se sintió.
En los brazos del gobierno.
Otro dueño conoció.

Pero la dulce mirada
De la joven no se va.
Y la sangre del puñal.
Aparece en la humedad.

Caminan envenenada.
La niña y la mamá.
En medio de la noche.
Cae el frasco en la claridad.

En los ojos de la joven
Que asustan sin precensia.
Anda buscando a su padre.
En medios de la querencia.

Galopan las animales
Del chiquero que no está.
Crece la planta muerta.
En medios de pastizales.

De repente en plena paz.
Nace un llanto tan voraz.
Parece que sus almas,
No descansaran jamás.

En la noche más oscura
Los brazos de la mamá
Le ofrecen tanta ternura.
Con mucha tranquilidad

Algunos quieren encontrarlos.
Y al verlos que allí están
Se asustan y enloquecen.
Para no curar jamás.

Parece que el mismo diablo.
A la niña bautizara
Con el mal de su demencia.
Y a sus padres entregara.

Y al entregarlo todo.
Como el diablo nunca esta
Les dejó abandonado.
En ánimas y fantasmas.

El diablo anda buscando
El mal en la humanidad.
Y cuando encuentra fácil.
Hace duro al más blando.

Y relato esta historia.
Tan lejos de la distancia.
Mirando grande miseria
Que se quedo aquella estancia.

Llenos de talas y ombú.
Abandonado del tiempo.
Tan solo cayó la riqueza.
Porque. Andan ambulando los muertos.


Dikt La demente - Esteban Del Pilar Arriola