Poesía española

Poemas en español


Dikt Recuerdos de un joaquineño

¡Ha! Qué bello es recordar el lugar donde nací. Lugar de la Santa Cruz y de San Marcos, ¡así es Joaquín Amaro!! ¡Tierra de Dios y Maria Santísima!!
Recuerdo Sus manglares bañados de sol al caer la tarde.
Las aguas turbias de sus pampas que al anochecer se llenan de un brillo, que la misma luna envidia.
Ver a los Pescadores con sus canoas y atarrayas queriendo atrapar las estrellas en sus aguas reflejadas.
¡Ha! Como olvidar el arguende que se hacía al nacer el alba
A los Pescadores cantando y echándose tremendas carcajadas
Que despertaban a las aves que en los mangles reposaban.
A lo lejos se divisan las luces de los candiles que poco a poco se apagan
Anunciando el Nuevo día y la pesca casi acaba.
Ya se van preparando para achicar sus canoas y retomar el sendero de regreso pá la casa.
A lo lejos ya se mira el cerro de la Tortuga que es el único testigo de esa linda desvelada,
También se escucha a lo lejos canción en un tocadiscos,
De seguro es don Santo anunciando venden mariscos
En casa de doña fulana pásele marchante que todo está fresquecito.
Ya casi voy llegando a la pampa de mosquito
Y de seguro pasaremos, ahí por los entresijos
Ya me duelen los brazos por palanquear de prisa
Pero contento voy sudado y sin camisa.
De seguro que mañana nos tocara ir a pescar a cheto, a la majada a la pampita o talvez a la aguadita.
Pero iré muy gustoso comiendo unas mojarritas
No hay cosa más linda que ser pescador señores
De mis padres y mis abuelos es lugar de sus amores
Por ser un lugar de paz y también porque aquí crecieron
Y Porque aquí crecen aves lindas de mil colores.
Por eso cuento gustoso los recuerdos de mi tierra, que con sus muchas carencias yo jamás olvidaría, los recuerdos de mi infancia es lo que más llega a mi mente
¡Cómo olvidar los cuentos de esta tierra mi gente!
Que contaban los abuelos de la llorona y los duendes
Pasábamos horas y horas en las noches tan obscuras
Escuchando a los abuelos y haciéndoles travesuras.
Jugando a las escondidas, a los encantados, eran noches de locuras
¡Esa era vida señores!! Sin preocupaciones ni penas
Disfruten su infancia niños, ¡en serio vale la pena!!!
¡Cómo han cambiado los tiempos, como han pasado los años!
Ya no es lo mismo de antes, yo le comento a mi hermano.
Pero lo que no ha cambiado, es la alegría de mi gente.
Que, a pesar de sus carencias, siempre levanta la frente
Y le echa ganas pescando, aunque les sude la frente.
Ya les conté un poquitito, de ese pedazo de cielo
Que, a pesar de la distancia, recordando me desvelo
¡Vamos a darle pá lante mis amigos Joaquineños!!!
Ya nomas los recuerdos quedan de esa tierra tan hermosa
Recuerdos inolvidables que llevare hasta la fosa
No lloren por mí paisanos, de lágrimas ni una gota
¡Que yo ya estaré dormido bajo el árbol de pochota!!


Dikt Recuerdos de un joaquineño - Gerardo Solis Trinidad