Poesía española

Poemas en español


Dikt Akutagawa

(Después de una lectura de Los engranajes)
Lo que nadie sabía era que,
Tras la naturaleza palpable
O el esmalte exterior, el odio del dios
De la venganza afilaba sus cuchillos.
Y cada gesto
Encubría la verdadera catástrofe,
Que solo se descubre por el peligroso contemplar
Y cuando éste nos rebasa, socavando las líneas
De un mundo amortajado.
La enfermedad crece
O la inocencia se agudiza,
Poniendo ese horror al desnudo
De lo que sospechosamente vivo
Se adhiere a la nada.
Cuando la locura nos toca el hombro
Con un semblante convexo
-opíparo semblante del alrededor-,
El cautiverio infernal niega los visos.
Pero la capacidad por resistir admite ropajes
Y en ello, ¿estriba la falacia?
Porque solo unas cuantas disipaciones se operan
A través de la tribulación.
Y está bien que tomemos un libro por la noche
Aunque los enormes visitantes se aglomeren.
Está bien que nos afane la actividad
O la envolvente costumbre.
Ya que necesariamente lo opuesto es irse para abajo,
Como un lingote.
Caer con el peso de alguna convicción;
Al empuje de lo que hasta ahora ha sido vedado
Y de aquello tumultuoso que nos persigue.


Dikt Akutagawa - Guillermo Fernández
« 
 »