Poesía española

Poemas en español


Dikt Salomé y joakanann

Con un aire maligno de mujer y serpiente,
Cruza en rápidos giros Salomé la gitana
Al compás de los crótalos. De su carne lozana
Vuela equívoco aroma que satura el ambiente.

Danza todas las danzas que ha tejido el Oriente:
Las que prenden hogueras en la sangre liviana
Y a las plantas deshojan de la déspota humana
O la flor de la vida, o la flor de la mente.

Inyectados los ojos, con la faz amarilla,
El caduco Tetrarca se lanzó de su silla
Tras la hermosa, gimiendo con febril arrebato:

«Por la miel de tus besos te daré Tiberiades,»
Y ella dícele: «En cambio de tus muertas ciudades
Dame a ver la cabeza del Esenio en un plato.»

***

Como viento que cierra con raquítico arbusto,
En el viejo magnate la pasión se desata,
Y al guiñar de los ojos, el esclavo que mata
Apercibe el acero con su brazo robusto.

Y hubo grave silencio cuando el cuello del Justo,
Suelto en cálido arroyo de fugaz escarlata,
Ofrecieron a Antipas en el plato de plata
Que él tendió a la sirena con medroso disgusto.

Una lumbre que viene de lejano infinito
Da a las sienes del mártir y a su labio marchito
La blancura llorosa de cansado lucero.

Y – del mar de la muerte melancólica espuma –
La cabeza sin sangre del esenio se esfuma
En las nubes de mirra de sutil pebetero.


Dikt Salomé y joakanann - Guillermo Valencia