Poesía española

Poemas en español


Dikt Misiva de un secuestrado

Con la tristeza de la selva
Que erosiona el alma
Escribo este poema
Con la luz de una llama
Para pedirles clemencia
A los caudillos de fama
Que aún tienen conciencia
De cuidar la vida humana.
Estamos bajo la fronda
De una indolencia añosa
Con la parca que nos ronda
Como la abeja venenosa
La cual se pasea oronda
Con la caterva medrosa
Que dispara a la sombra
Por presencia de la tropa.
Aquí estamos defensores
De la patria y democracia
Sin que oigan los clamores
Dirigentes de importancia
Que dicen ser salvadores
Del pueblo con ignorancia
Mientras reciben honores
De la falaz mediocracía.
Son aquí los compañeros
La soledad, la tristeza,
El hambre del pordiosero,
El tedio y la pereza;
El enfado, los agüeros,
El maltrato y la rudeza
De todos los carceleros
Que demuestran su torpeza.
Aquí gotea el tiempo
En clepsidra lentamente
En medio del sufrimiento
Que orada nuestras mentes
Hasta perder el aliento
Como reales indigentes
Que mueren sin alimento
Ante seres inconscientes.
Vivimos encarcelados
Como puros animales
Sin libertad e infectados
Por insectos infernales
Que parecen ser enviados
Por los propios criminales
Para matar secuestrados
Que luchan por ideales.
Quiero que esta misiva
Viaje por el mundo entero;
Que la lea el artista,
El maestro, el obrero,
El estudiante, el idealista,
El pastor, el consejero
Para que la gente autista
Se apiade del prisionero.
Hasta cuando este grito
Se quedará en las montañas
Sin eco en el infinito
Y atrapado en la maraña
Sin que oiga el Dios Bendito
El llamado de las almas
Que mueren en el olvido
Por un tirano con armas.


Dikt Misiva de un secuestrado - Héctor José Corredor Cuervo