Poesía española

Poemas en español

Dikt Billete

Los meses retroceden

al encuentro de tu nacimiento.

Quieren tocar la llaga de ese pasado

que insiste cual la pátina en los retratos.

Osan tocar la lámpara.

La que se enciende en tu vocabulario

para iluminar palabras y libros enteros,

certificados de dudoso bautismo,

rifles, carretes para la carga de mulos:

tus dos lunas de antaño.

¿Cómo entender cada capítulo

de esa tamaña tristeza?

Los meses retroceden, devorando

el desamparo de las edades, las horas inútiles

en la alcoba, las muertes inútiles.

Eso despierta

a los murciélagos en el tejado,

ahora libres,

de la casa inmersa en tu pasado.

Las raíces brotan

del fondo de soles mediterráneos.

Vienen quemando la piel,

inflamada su lava en los cabellos.

La interinidad era tu arrimo,

mas pasó como el viento en los retratos,

los besouros enormes y la raspadura

de las letras sobre la cama.

Las lluvias nacen ahora del alpende.

Los ríos mudan el curso de los meses,

despiden la geografía de las escuelas, quieren

fluir contra el pasado tuyo.

Un delito se presenta a la mejor virtud,

más casto el brillo. Tu cuerpo

Como si un aire, un aire de inútiles porqués

tocase sus novillos por el campo, ante

la soledad sin rebaño.

Tan grande decisión se fue dejando

en los balcones, en las mansiones

y en los parlamentos

de los ríos en disolución.

Hay sólo una tierra más allá.

A ella van todos, todos

los que pasaron, a ella

tus días también se irán.

Sin exceso, sin escándalo

las aves cruzan la nervadura

norte del hemisferio

con su mínima brújula

en las costuras.

Del primer hombre

en la sucesión de los evangelios

viene ese crimen.

En los brazos sientes

el peso de mil demonios,

los pecados menores de los santos

y la gracia de préstamo

de las prostitutas.

Todo eso retorna al calendario

para roer para siempre,

sellar para siempre

ese tan cordial billete

de despedida.




1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 2,50 de 5)

Dikt Billete - Iacyr Anderson Freitas