Poesía española

Poemas en español


Dikt Hilos de seda

..yedra que avanza, envuelve y desarraiga al alma
y la divide de sí misma.
Octavio Paz

Rápido corre veloz
el coco rota ronco
¡Cocoro!
Lenta baja caminos verde sobre verde vuela el chocoyo entre las ramas la siesta
vierte el haz el cáliz en polen y la abeja aleja dulce su peso y posa a la luz.

Las praderas dibujan contornos en azul… el cielo desatado anima el aroma
a tierra mojada. Salen caracolas de sus conchas, contenidas depositan ígneas vertientes sobre el terreno. Dormidos explotan volcanes, las piedras ardientes derriten la risa
leve la lava amasa la masa maíz por maíz

de surco en surco clarea la luna
mira el queso el coyote desde lo alto al fondo del pozo perdido el mordisco
en roja manzana

de poro en poro cubre el sudor la piel de la esfera
teje hilos de seda la araña los sube y los baja

de lejos cabalgan los potros
dormitan la noche cansados de espuelas al roce del lomo

las vacas pacen ladeadas colinas
parecen caer sostenidas
ojonas al pasto devoran
mugidos el viento acomoda al oído

los pájaros confunden sus nidos
llorando el calor de las 12 del día ocultan sus crías
en busca del río.

Relinchan los bosques ajenos
avispas fugaces vuelan a la deriva
como plumas mariposas reposan colores.

Adivina el péndulo un lado y el otro tic – tac el desierto de cactus espina
como espina a la rosa arrancarla del tallo

densas respiran las nubes la última gota
¡bomba! al tímpano aturdido.

Ladran ladran las fauces abiertas del cauce
arrastran lama las piedras calizas al delta en cascada

alza la mano estira y encoge
las suelas andadas rotas carcomen las cimas
resbalan y siguen las horas al ver la montaña

quieto el estanque ondula el gorjeo de aves
desata las aguas extiende sus alas

las hojas se sueltan del árbol
las frutas dispersas se adhieren al suelo en semillas
por millas y millas

se besan arenas y arados
se mojan al pie de la letra

se abre el telón
levitan los santos los astros

la perla se hace
se pule
se esconde

a saltos conejos elevan orejas al cielo al ver a conejas
sangrando los ojos.

Faros enfocan arden la mirada tendida por los cuatro puntos cardinales
y nada más ni menos cada vez lejano
recordar y avanzar

recorrer sedientos el espacio de calma
y la prisa demora en partir…

Sola la ausencia derrumba la estancia

lejana cúpula de astros
tumbas en cruces dispersas descansan.

Mañana
tal vez radiante el ceño sonría su asombro
y el rictus al fin explaye el beso
sostenido
hasta la última
lágrima.

Enero, 2000


Dikt Hilos de seda - Isolda Hurtado
 »