Poesía española

Poemas en español


Dikt Nadie en las puertas

Nadie en las puertas.

Nadie en los largos corredores

Que conducen directos

Hacia las antiguas plazas y viejos campanarios:

Sólo el viento,

Testigo del naufragio.

Nadie en los altozanos.

Nadie en las parideras

Batidas por el sol

Que llevan hasta el fondo de la sombra:

Sólo el grajo

Testigo del silencio de la tarde.

Nadie en los vestíbulos.

Nadie en los mercados

Repletos de amapolas

Para sustituir a los difuntos:

Sólo el río

Testigo de la sangre de la tierra.

Nadie nunca ya.

Nadie en ningún lado.

Sólo el viento,

el grajo,

el río,

Y el camino con piedras

Erizado.


Dikt Nadie en las puertas - Jose Antonio Labordeta