Poesía española

Poemas en español

Dikt Rebelión de un recién nacido

REBELIÓN DE UN RECIÉN NACIDO

Dios está limitando con mi incredulidad
Constantemente.
Y mi incredulidad es tanto Dios, que estoy casi seguro
De poder adorarle.
Los hombres me cuentan sus historias,
Pobres, tristes, insignificantes…
Los niños nacen
Y nacen de algún modo las arañas.
Los niños y las arañas tienden a Dios sus redes.
Pero Dios no se rinde, no puede caer en la trampa.
Y sigue pisando redes y niños y arañas con la suavidad del aire,
Con la suavidad del aire de un Dios Padre.
Y sigue pisando niños y redes como un viento huracanado,
Digno hijo del aire.

Mas si llega a los hombres – como llega a los hombres –
La Humanidad es columpio de Dios.
Y se columpia Dios. Y arde. Y se columpia Dios. Y arde. Y…
Quién sabe, si pidiendo perdón ahora
A cualquier hombre que encuentre por la calle,
Dios dejará de arder en mi incredulidad.

¡Quién sabe!

(De Rebelión de un recién nacido, 1973)



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,00 de 5)

Dikt Rebelión de un recién nacido - Juan Antonio Villacañas