Poesía española

Poemas en español


Dikt La declaración

Dulce posesora
del corazón mío,
a quien nunca fío
mi tierna pasión,
Las ansias, que un frío
silencio devora,
oye, posesora
de mi corazón.

Hoy a declararte
mis penas me arrojo;
preveo tu enojo,
mas vano será;
Que irás a vengarte,
y el mísero labio,
que te hizo el agravio,
ya frío estará.

Muriendo, en mis ojos
de lágrimas llenos
los tuyos serenos
verán la ocasión.
Dirante muriendo
que el alma te adora,
¡Cruel posesora
de mi corazón!

Si me amas, al cielo
tu gloria es subida,
pues dasme la vida,
milagro de un dios:
al mundo modelo
de dichas seremos,
envidia daremos
si me amas los dos.

Si no, pues me mata
sentencia tan dura,
será en tu hermosura
mi sangre un borrón:
¿y quieres, ingrata,
mas ser destructora
que dulce señora
de un fiel corazón?

¿Qué logra una rosa
cerrando el capullo,
cuando con orgullo
se abren otras mil?
Ceder a rigores
de insectos inmundos
los besos fecundos
del aura gentil.

No imites, hermosa,
su ejemplo y desgracias;
cede tantas gracias
a tanta pasión.
¡Ay! cédelas luego,
y sé desde ahora
feliz posesora
de mi corazón.


Dikt La declaración - Juan Bautista Arriaza