Poesía española

Poemas en español

Dikt Callado en la oquedad del cuarto oscuro

Callado en la oquedad del cuarto oscuro
Me vuelvo a la ventana como sombra
Del niño silencioso que se asombra
De ver la tarde gris tocar el muro.
Las flores del almendro blanco y puro
Derraman sobre el patio lenta alfombra,
La brisa con su voz canora nombra
Historias de la tarde y su conjuro.
La luz evanescente en los cristales
Dibuja en la pared, de cualquier modo,
Fantasmas de acuarelas y metales.
La gasa blanquiazul del aire, el yodo
Del cielo y sus penumbras desiguales,
La augusta soledad que colma todo.

Desnudo se refleja en el espejo
El péndulo sin vida de la infancia,
Y el humo detenido de la ausencia
Me asfixia con su fiebre en esta sala.
No conocí un invierno tan herido
De oscuro bisturí ni de campanas,
No tuve el corazón con tanta nieve
Ni tanta lluvia gris cerca del alma.
La tarde es invisible en este invierno
Tan lejos del calor de la almohada.
La lluvia no es la misma, ni el reflejo
Del aire ya es el mismo en esta casa.
Busqué por el cristal turbio del tiempo,
Busqué por el cristal blanco del alba,
Busqué por el espejo del recuerdo.
Miré, miré, miré.
Y ya no estaba.



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Dikt Callado en la oquedad del cuarto oscuro - Juan José Vélez Otero