Poesía española

Poemas en español


Poema La rula

Brilláis como el oro, residuales peces.

Metálico es vuestro torso verde

O amarillo. ¿En qué tono inaprensible

Y vuestro mi pupila ahora se pierde?

Color de peces raudos bajo el agua;

(en el estanque peces de colores);

Fantasmal color de peces en la lonja

Allí donde mis ojos son deudores.

Te subastan, humilde calamar,

Y a ti también, sardina parabólica:

De ojo bicolor, contorno azulado

Y ya sin tu velocidad diabólica.

Besugo, bruñido besugo, cara

De simple, dile con enfado a la mujer

Que no te arrastre ni tu lomo clave,

Asciende vengativo tu boca de beso

Y muerde a la mujer donde más pueda doler.

Eres ancha, ancha raya;

Cartílago rosa, raya;

Aeroplano plano, raya;

Masa viscosa,

Pero graciosa

En la resbaladiza losa, raya.

-Pero qué feo, pero qué feísimo

Es el pez que ahora veo.

-Si me insultas diré que son más feos

Tu padre y tu madre, y no lo creo.

Congrio – tiemble la voz-, es

Tu boca de rana y labios de risa

Estuche pluridentado y temido

Por el pescador.

Ya sin vida, qué

Bueno eres en tu circunferencia de nido.

Una palidez de enfermo

Trasuda el lenguado liso.

Bonito azul, ¿sabes que tu contorno

Tan exacto y convergente

Lo envidia el geómetra más preciso?

Juntos estáis, ¿por qué, rape y merluza?

Mal compagina la gris elegancia

Junto a la cabezota triangular

-de caperuza-.

Sable, ¿qué enigma esbozas en el suelo?

¿Qué murmura tu ondulación pringosa?

Rígidamente quedas impávido cuando

Te dejan tendido sobre la losa.

El suelo de la Rula parece una pecera hueca.

En él ojos equidistantes

Oblicuados por la muerte.

En brevísimas cimas, apiñados:

Cachalotes locos, arácnidos de mar,

Bondadosas tolinas, congrios ávidos,

Peces de Cristo, pulpos del demonio

Amedrentando un sueño de tentáculos.

Ya no sois peces, oh peces. Sin vuestra

Libertad ácuea sólo sois seres ahogados.

Por la baba resbaladizo el suelo.

La alcantarilla rasgada bebe que bebe

El limo residual de peces muertos.

Vientre desnudo,

Sangrienta agalla,

Aleta y cola

Mienten la playa.


Poema La rula - Luciano Castañón