Poesía española

Poemas en español


Dikt Dile que la quiero

A las dos de la tarde el calor era una piedra arrojada a la cabeza

Gris del condenado. Luego vendrían torturas invisibles en el

Seminario de V. y niñas bobas, muy bobas. Llaman al amor

Algunos clepsidra encantada y árbol de octubre. Serenaban tu

Rostro demonios añiles y varias maestras, el placer que se

Escabulle como dos aparecidos en Orrios, o aquella insensatez

De tu cuerpo al no hablar. Qué podríamos hacer contigo. Hoy

Parece que va a llover, sin misericordia ninguna, en el lugar de

Los hechos. Nadie habita ya, pobrecilla princesa mía, aquel

Olvido voluminoso y tuyo.


Dikt Dile que la quiero - Luis Miguel Rabanal