Poesía española

Poemas en español


Dikt Esta tierra se lavó en sangre

Esta tierra se lavó en sangre,
lloró sangre,
vistió sangre

Los grandes pueblos, naciones, repúblicas, estados, imperios,
civilizaciones, culturas,
se han levantado d las cenizas
para construir un nuevo orden,
ahí están los japoneses, líderes d la economía,
los alemanes edificaron una potencia
después d la guerra,
los yanquis son lo que son después d la Secesión
somos iguales
Ha llegado la hora d levantarse,
la unidad es vida/ la división muerte,
dejad d ver el pasado, mirando el futuro,
creando una nueva esperanza,
que mejor regalo para los que cayeron que una patria nueva donde poder
respirar.

Las heridas no se borrarán ni con justicia
ni con venganza, ni con la muerte d cualquiera,
la herida seguirá allí, por siempre,
la única manera quésta cicatrice,
al menos por fuera

formar un nuevo amanecer, henchido d igualdad, respeto, amor.
Políticos dejad d dormir, despertar a las necesidades
desta nación, deste Edén
¿Acaso no es posible que
cada chileno sea accionista d su país?
Cada uno albergando las ganancias del cobre,
las industrias y empresas que utilizan nuestro dinero, nuestro.
¿Por qué no es posible?
Si es posible clonar un ser humano,
El Estado Es De Todos, no d unos pocos,
porque entonces en Codelco algunos ganan
lo que otros en toda su vida nunca juntarán,
accionistas d una gran empresa,
repartiendo las ganancias, en salud, educación, transporte,
o que te llegue un cheque, por las utilidades que nuestro dinero a
reportado.

Chile despertad,
levantaos,
empresarios dejad d pensar sólo en ustedes,
repartid las ganancias equitativamente
¿Por qué sólo vosotros habéis de ganar?
si pueden también ganar sus trabajadores,
pero cortan y descuentan lo que más pueden a sus obreros, para pagarles
menos,
cuando ustedes han doblado las utilidades.
Sustituir esa mentalidad es el objetivo,
para que seamos una nación desarrollada,
para ello, todos debemos ir hacia la misma meta,
como los bueyes tiran al mismo tiempo para
avanzar.


Dikt Esta tierra se lavó en sangre - Marco Massoni-oyarzún