Poesía española

Poemas en español


Dikt Hablemos, ojos ciegos

A
Miguel Fajardo

I
Pienso en ojos ciegos
como maldad nocturna
en misa
nueva,
jamás en iris silentes.

Mi yo visible no ve
y espera el arribo de cuervos que ayunan
con dos semillas en el fondo de mi cráneo.
Cuida de tu cuerpo entre cirios miopes,
que no te confundan la oscuridad enhiesta, ni el sostén del muro;
espera noches deslunadas,
la parte liminal de cada
uno
II

¿Viste, ojos ciegos?
(Ignoran nuestros rasgos quienes tantean el perfil y dicen, «lo sé»).

¡Qué metáfora las yemas!
Lechos de memoria sobre manos de sal.

La sombra nunca envejece en ojos ciegos.
Toda máscara niega su precedente
si el ascenso resulta ineludible,

como el rostro.
Tú, ¿no lo
harías?
III

A menudo despierto en los ojos de los peces;
me horroriza la desmesura en horizontes salinos,
la inmensidad del fondo y su
omnipresencia.

Los abisales cargan un farol sobre la frente;
Océano también procrea sus tropos. (¿Topos?) .

IV

El espectro bendice los párpados.
Suma, sustrae,
cambia el total.
Es y no un ojo que se recuerda
ardiendo bajo la lupa
y huye de esta red que multiplica,
un no ser infinito.


Dikt Hablemos, ojos ciegos - María Guadalupe Elizalde