Poesía española

Poemas en español

Dikt A la locomotora

Watt, Stéphenson, Crámpton, yo os conjuro;

En premio a vuestro infatigable anhelo,

Dejad un punto el inmortal seguro,

Pisad de nuevo la región del suelo;

Y, al contemplar con ávida mirada,

De metálicas venas

Su faz rugosa, por doquier surcada,

Gozaréis mayor dicha que en el cielo.

La que sembrasteis válida semilla

No se aventó cual parva de las eras,

En hoya vino a germinar profunda;

Hoy es árbol que brota a maravilla,

Y que, como las líbicas palmeras,

Al través de los aires se fecunda.

Esa serpiente férrea y anillosa,

Que en la cabeza el corazón ostenta;

Que, inquieta y animosa,

En su carrera al huracán afrenta,

Impávida como él, como él ruidosa,

De vuestra mente es singular hechura:

Hipógrifo sin alas,

Viene a mostraros sus crecientes galas,

Su espléndido poder y su bravura.

¡Quién os dijera en los aciagos años

De sórdida miseria,

Cuando bebíais hiel de desengaños,

Vuestro genio al luchar con vil materia,

Que aquel rudo naciente mecanismo,

Objeto de irrisión y de sarcasmo,

Ya en vuestro siglo mismo,

En que hasta hay luces que proyectan sombra,

Despertara en el vulgo intenso pasmo

Y del hombre de ciencia el entusiasmo!

Tal como el padre que en la cuna deja

Al vástago infeliz, y a extraño clima,

Para labrar su porvenir se aleja,

Al regresar, con gozo

Por haber dado a su proyecto cima,

Contempla al niño convertido en mozo,

Y duda breve instante,

Al ver las sombras del negruzco bozo,

Si es aquel hombre el que dejara infante;

Así miráis con lógica extrañeza

A la que os debe fulgurante vida;

Su, en apariencia, indómita fiereza,

La efusión grata del amor no impida;

Vuestra es la savia que en su seno anida

Y son vuestras su gloria y su grandeza.

Miradla con placer, con noble orgullo,

Ved cual su pecho jubiloso late,

Ved cual relincha en gárrulo murmullo,

Como corcel ganoso de combate.

No la atajan altísimas fronteras,

Que, a contracurso remontando el río,

El silboso Pirene, el Alpe frío,

Atraviesa en urdidas madrigueras.

Pasa sobre los polders de la Holanda,

Como sobre las aguas del diluvio;

Se enfría de la nieve en los cristales;

Se caldea en los rojos arenales;

Por entre abismos pedregosos anda,

Y a las bocas se asoma del Vesubio.

Recorre audaz la cordillera enhiesta;

Esquiva la corriente submarina,

Bajo el piélago abriendo

Impermeable mina;

Elude la vorágine funesta

Sobre tornátil puente que rechina;

Se solaza en la plácida floresta,

Y en la falda del monte se reclina.

Vedla el túnel dejar de corvo techo,

Oculta en vaporosas espirales,

Cual virgen negra que, al salir del lecho,

Se envuelve en sus blanquísimos cendales;

Con profusión abona

Los campos en la plétora esquilmados:

Transporta en peso desde zona a zona

Los pueblos mal hallados,

Y las fuentes vitales eslabona.

Imagen de la bíblica serpiente

Que, de dulces promesas al hechizo,

Gustar la fruta a nuestros padres hizo,

Que pendía del árbol omnisciente;

Nos ofrece afanosa,

De Gutenberg por hábil artificio

En el blanco papel reproducida,

La fruta provechosa

Del saber, en los campos recogida.

Cual paloma del Arca

Es anuncio de paz; su hogar ardiente

Do la tea incendiaria se consume,

Las razas va fundiendo lentamente;

Hace, de polo a polo,

Del orbe entero una ciudad tan sólo;

Entierra con cariño

El cadáver del mísero expatriado,

So el árbol do jugara cuando niño;

Uniforma el color del rostro humano;

Arrulla al mismo son del indio el sueño

Y del rudo africano

Que, dormidos, arrastra juntamente;

El filo embota de sangrienta Parca;

Del libre esclavo con los hierros viles

Fabrica sus carriles;

Y en todo cuanto su poder abarca,

Germen de amor desarrollar se siente.

Si, subyugada por la fuerza bruta,

Cual caballo de Troya, en sus entrañas

Transporta a veces invasora hueste,

Vedla, por otra ruta,

Hendiendo sigilosa las montañas,

Conducir anhelante,

Para hacer frente al enemigo artero,

Con el carro el caballo y caballero.

Atrás dejando blanquecina estela,

Cual nave de los mares del espacio

Que al fuego echó la perezosa vela,

Por doquiera que va vierte los dones

Con que nos brinda próvida natura;

Ya llevando a las cálidas regiones

Las frutas que requieren la frescura,

Ya, a las tierras heladas,

Las del sol por los rayos sazonadas.

Es del Comercio mensajera activa,

De acopio signo, de riqueza augurio;

Con perpetuo vaivén de lanzadera,

En este siglo de la fuerza viva,

Sustituye al alípede Mercurio.

Del Egipto fue símbolo la Muerte,

Gastó en su culto la existencia entera;

Hoy con tenaz aliento,

Norma tomando de la térrea esfera,

El hombre la consagra al movimiento.

Por eso admira y entusiasta adora,

Realización de su ideal quimera,

La audaz Locomotora

Que, en rápida carrera,

Los espacios famélica devora,

Y va, con sus silbidos,

Despertando los pueblos adormidos.

Por eso os rinde sin igual tributo,

¡oh seres! que en la tierra

Días pasasteis de amargoso luto,

De insólito desvelo,

Con lo arraigado, en trabajosa guerra,

Y que, al dejar el miserable suelo,

Tan sólo visteis verdear el fruto.

Miradlo ya en sazón; pueblos viriles

Se nutren de su pródigo sustento:

Los yermos torna mágicos pensiles;

Ceres moderna, va sembrando a miles

Los prolíficos granos del fomento.

¡Cuán brava a Tite los ojos se aparece!

Férrea coraza la recubre entera,

Cual paladín que, con ardiente llama,

Por su patria luchara y por su dama;

El más leve reposo la enardece;

Chispazos de la lumbre en que se inflama

Despide, resoplando como fiera,

Y el viento vago, con orgullo,

Mece el vaporoso airón de su cimera.

¿Oís? La hora sonó de la partida,

Ved cual se lanza con febril exceso;

¡gloria a los Genios que te dieron vida!

¡plaza, plaza al Caballo del progreso!




1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Dikt A la locomotora - Melchor de Palau