Poesía española

Poemas en español


Dikt La despedida

Venid, venid piadosos,
y consolad mi pena
los que el amor condena
a mi cruel dolor.
Oh vos que habéis probado
la ausencia un solo instante,
yo parto y soy amante.
¿Me olvidará mi amor?
A su beldad rendido,
en ella embelesado,
amarla es mi cuidado,
servirla es mi loor.
En su contento vivo,
su desplacer me mata.
Decid, ¿habrá una ingrata
que olvide tanto amor?
Yo, mariposa amante,
que, en pos de Nais, volaba
y ante ella así me holgaba
cual abejita en flor,
¿podré vivir sin verla?
Partir es ley forzosa.
¡Ay triste!, ¿si alevosa
olvidará mi amor?
En soledad y luto,
ya lejos de mi amante,
doquier veré delante
su sombra y mi temor.
Cual si mi voz oyera,
con suspirar doliente
preguntaré a mi ausente:
¿Olvidarás mi amor?
En mi ilusión, perdido
tal vez en tiernos lazos,
la estrecharé en mis brazos
y abrazaré mi error.
Deshecha en aire vano,
huirá Nais y, afligido,
diré: ¿si ya en olvido
tornó la infiel mi amor?
Bien como flor que el cáliz
cierra en la noche fría
y, hasta asomar el día,
no torna a su esplendor.
Yo así, tu luz perdiendo,
me encerraré en el llanto.
Y tú, ¿quién sabe, en tanto,
si olvidarás mi amor?
Que mil y mil hermosa
te irán doquier diciendo,
con la verdad mintiendo
para engañar mejor.
¡Ay!, en aquel instante
que loan tu hermosura,
dicen que tú, perjura,
olvidarás mi amor.
«¡Oh pobre Nais!», alguno
te clamará malvado,
«tú lloras a tu amado,
y él te olvidó traidor.
Que allá, en pensiles nuevos,
versátil mariposa,
por ir tras nueva rosa
dejó perder tu amor.»
No creas; miente, miente
su lengua engañadora.
Pregunta al beso que ahora
te deja mi dolor.
¡Adiós, adiós! Es fuerza.
¡Adiós! Tal vez llorosa,
di, como yo, celosa:
¿olvidará mi amor?


Dikt La despedida - Nicasio Alvarez de Cienfuegos
 »