Poesía española

Poemas en español


Dikt La visiÓn de antonin artaud

Eran rocas

febriles y pálidas

Rocas de cicatrices plúmbeas

/como poemas revelados bajo una luz de

fósforo mineral;

Rocas que hacían de mi senda,

/no lo creado por un Dios

Sino… el temor de lo no creado por los hombres,

Lo no tocado por el tiempo;

Huellas de pasos ya fosilizados,

/animales pesados

Que se habían enfrentado en estos cañones desérticos…

Animales furiosos de pieles húmedas

/y garras poderosas.

Sabía que al llegar a la aldea Tarahumara

Tostado por el sol y el viento despiadado de la

Sierra mexicana,

Una sonrisa de temida libertad,

júbilo de bestia armónica

Cantaría como una cascada

/fresca en mi espíritu.

Una niña de dulce mirada

Recibió con ternura mi agotamiento y calmó la

Ansiedad de ese largo viaje, con un cuenco de agua en donde el cielo temblaba.

Hablé con el Chaman de la comunidad;

Un anciano de frente cuarteada y ojos profundos

/como un lago de montaña.

Durante las tardes paseamos por los

Alrededores del pueblo

Conversando en un rudimentario español sobre

Mi preparatoria iniciática.

Respiré fuertemente

el cálido y puro aire de esos días

Mientras fortalecía mi cuerpo con ejercicios

Lunares y antiguos

Como: golpear con las palmas de las manos

Ciertos puntos de mi cuerpo,

Durante horas enteras;

O permanecer con los brazos en la posición de

/quien

Desea alcanzar una estrella.

Ejercicios que exigían todas mis fuerzas

/en un empeño de conocimiento misterioso.

Después me sometí

a un ayuno prolongado

y fui sintiendo una embriaguez de ave

/ligera,

Águila sobrevolando un desierto de arcillas

Terracotas.

Llegado el esperado día

Bebí de una fuente negra

y me embriagué en el sagrado zumo

/del cactus,

Me retire solitario a una cueva

Donde el Chaman me ordenó esperar

La presencia del Nathual;

Allí yo era un coyote y la luna me enamoraría

Con refinadas

artes de doncella oriental.

Comía setas y bayas azules dispuestas sobre

Escudillas de cerámica ritualizada;

Y observaba criaturas de fuego que

/danzaban con pies ligeros

sobre una hoguera donde crepitaba el

/oro.

El chaman me había advertido sobre los

Peligros del «sendero»:

«Para procurar los «ayudas», es mejor no seducir

A los elementales….

Dominarlos serenamente en su medio,

Es tu objetivo.

El cactus peyote, te da sólo lo que vibra en ti y

Por ti se manifiesta,

Y es, ésta observación y lucha lo que te da la fuerza».
El tiempo fluía lento como un río

Otras veces cual rítmico y pesado tambor

/cuero de cabra al medio día…

Entendí que esta presencia se hacía piel de

/tierra,

Cuando en las paredes de la gruta

Aparecieron símbolos rojos y negros

y las piedras comenzaron a destilar un

/calor infernal.

Y apareció como una energía que no decaía,

Que lo arrollaba todo con la fuerza de un torrente

Lava-hirviente.

Aleteo de pájaros excitados en la noche,

Una gran víscera de Dios olvidado,

/herida de guerrero no cicatrizada;

Oleada de bisontes rojos sobre la pradera;

Puñal de ónix en mi garganta,

Vegetal multicolor y venenoso

Inundándome las venas, quemándome el cerebro.

Una deidad moraba obscura en mí

Con su cara de lagarto pétreo

Devoraba, una a una, mis palabras.

Y era él, …

El demonio de la tribu.

La historia de su muerte y la sombra de su guerra,

Entonces grité horrorizado

Y mi lamento se extendió

sobre la nocturna sierra.


Dikt La visiÓn de antonin artaud - Omar García Ramírez