Poesía española

Poemas en español


Dikt Rencor

Guardo un corazón que arde en llamas,
Que solo tus manos tiene el derecho de,
De tocarlo, siento que mi cuerpo se quema,
Pero, no siento el dolor cerca, hace mucho frio aquí dentro, pero más en la ciudad
Está lloviendo sobre mi rostro pero, no siento mojarme.

Siento correr a las personas,
Pero, no siento sus rastros,
No hay huellas en los suelos,
Sólo veo fantasmas pasajeras a
Mí alrededor, no sé por dónde empezar,
Todo se torna turbio, estoy oyendo
Pero, no escucho los ruidos.

Rabia porque no puedes venir a mí,
Y decirme que todo se acabo,
Rabia porque todo es ausente,
Tú silencio no habla pero hiere
Y destruye, tu reflejo se está desvaneciendo en la lucidez amarillenta de mis poemas,
Rabia porque me dejaste tirado en la inexistencia.

Estoy a punto de convulsionar,
A punto de convertirme en un monstruo,
En un demonio sin el perdón de dios
Presiono con tanto odio el corazón,
Odiándote porque no supiste hacer
Absolutamente nada.

Aun sabiendo que este sueño fue de los dos,
Desplomándome junto al sueño que yo quería junto a ti, en tus manos naci y tus manos me terminaste, rabia por dejar que mi voluntad se vuelva en vano. Ya no queda más alternativas, sólo un balance en quebrantado, entre los dos.

Estoy perdido en la multitud de la nada,
Presumiendo ser diferente ante los demás,
Tratando de sacar a la luz el sueño podrido,
Que una vez murió, sueño que tú lo enterraste en vida.

Jugando a que nos queremos y nos hacemos daño, sin saber porqué, las respuestas siempre fueron mis dudas, y tu silencio.

Tu puedes herirme en un segundo,
Despellejarme la piel con tu recuerdo,
Todavía conservo la herida sin cesar,
Muy dentro, aún está fresca ven, todavía puedes tocarlo.

Tus sueños sean hecho vida en mis pesadillas, mis pies han perdido el balance hacía el triunfo, el tiempo ha desintegrado nuestro destino.

La distancia ya no es molestia para mi,
Mis manos ya no te protegerán sólo eso,
Me alejé y no sé si tenga el interés de regresar, tú ángel se ha perdido entre las personas insensatas, no soy malo, ni tampoco bueno, sólo soy un trozo de tu, destrucción, de tu desamor, no sé si llegué a olvidar,
Sólo tengo rabia y rencor por esta tonta derrota.


Dikt Rencor - Omar Segales
«