Poesía española

Poemas en español

Dikt El lamento de ulises en argentina

¿No era éste mi laar? No miraban mis Ojos a través de sus días
Y la naturaleza animada de Dioses no cantaba en las entrañas
Y las concavidades de los espejos de mi sangre, animando el ritmo
De los días, floreciendo en los maravillosos ciclos de la vida?
El viento, y el olor de las aguas, el indigente invierno y el verano
Rapaz, bajaban serenamente durante las noches desde los cielos
Hasta mis asombrados ojos el entero universo: ¿No era pues este mi lar?.
Los rostros tatuados en los sueños y los fantas y espectros
Que aún latían bajo la tierra virgen como una abeja de estío,
Una y otra vez fecundaban el nacimiento de los Dioses y los
Tinaes aún me hablaban en sueños: ¿No era éste mi laar?
Los ecos del horror, la lascivia y el luto que ensombrecen la tierra,
Y los voraces llantos no moraban aquí, mientras los príncipes lucieron
Las principescas galas y las rizas santificaban los sacrificios y
Sahumaban templos hollados luego de desconocidos iconos.
¿No era éste el lugar al que Ulises partió y ahora nadie recuerda?
¿Y donde se hallan las nobles danzas del deseo? ¿No era este mi lar?
¿Que ha pasado en mi tierra que oscuros soles se han apoderado de
Todo?. Ahora sólo me queda la vagabunda eranica del conterrado,
Y las cenizas que borrarán mis huellas sobre la tierra, muerto el jardín
Donde mi alma jugaba cuando niño. Sé que Penélope teje la iridiscente
Llama que alumbra aún el dintel de mi casa, la eterna vuelta
Y el círculo del laberinto que no conduce a ninguna parte,
Salvo al cautiverio del desconocido en su propia patria, llena hoy
Sólo de coronas y espinas.


Dikt El lamento de ulises en argentina - Oscar Portela