Poesía española

Poemas en español


Dikt Solo amor

Tres tiempos de una misma voz

El eco solo de tu voz, el puro
Simple eco. El singular reflejo
De tu voz, como si un mágico espejo
Devolviese el metal grave y oscuro

De tu voz de campana, en la que un dejo
Audaz, imperceptiblemente duro,
Subraya lo perfecto, lo maduro,
Lo suave, lo insondable y lo complejo.

Es así como el puro y simple eco
Penetrando mi ser en mí provoca
Una ansiedad tantálica que insiste
En que tu voz refresque el labio seco
Y pueda descansar junto a tu boca
Mi viejo desamparo de hombre triste.

Y me hundo en tu voz y en ella anego
La dura soledad que me acompaña
Y en el efluvio musical que baña
El delirio fugaz a que me entrego,
Siento la eternidad como una hazaña
Inútil cuando fáltame el apego
De tu voz, maravillosa como un ruego,
Que me señala el ritmo de la entraña.

Y surjo así, como un recién nacido,
Limpio de mal y claro de pecado,
Y al dulce arrullo en que tu voz me nombra,

Tranquilo el corazón… que andaba herido,
Me reclino a soñar, abandonado,
De tu palabra en flor bajo la sombra.

Y húmedo de tu voz, ebrio de un llanto
En que mi osado corazón advierte,
En ala y luz y soledad y canto,
La presencia inefable de la muerte,

Cierro el ojo dolido para verte
Ajena en el dolor y el desencanto,
Como un vino dorado que se vierte
En la copa sensual de mi quebranto.

Y de doy lo que tengo. Del olvido
Se levanta tu amor, viejo y sabido,
Y el humo luminoso del recuerdo
Traza una senda que hacia ti conduce
Y que a tu boca mínima reduce
El vasto laberinto en que me pierdo.


Dikt Solo amor - Pedro Geoffroy Rivas