Poesía española

Poemas en español


Dikt Iii

No era la noche sino la luz
No el pasado sino el camino que faltaba recorrer
Eran sus manos agarrándose de una rama
Eran voces que rodaban de sus labios
Era su larga cabellera que jalaba el viento
No era la noche sino sus ojos en la noche como luces
No era una estrella sino una ventana abierta:
Era su voz que llamaba en el centro de un bosque y también
El ruido de sus pasos que sobre la arena iba dando.
Yo la esperaba cada tarde
Al pie de este roble que sombrea mi cansado cuerpo.
No era la duda sino su voz que cortaba el viento,
Su voz que refrescaba todo mi cuerpo en el desierto.
Pero hoy que quiero verla no la veo
Y así, hacia una sombra que se mueve en el camino yo me acerco.
Hundo mis pasos en el polvo que ha soplado el viento,
Jalo mi cuerpo como se jala una roca del camino.
No era la noche sino la palabra que inventa el día
Para que todo fuera diferente en el huerto prohibido,
Para que los niños no miraran en sus manos
El hambre,
La sed que corría como un río por los cuerpo de los desgraciados.
Era otra sombra que ya nadie quería recordar,
El rostro que ya nadie quería recordar.
No era la noche sino el viento que bajaba o subía al cielo.
Era ella, la palabra, la voz que creo todo el universo
Y todas las cosas que en el universo existen.
Era la piedra que en la piedra se formaba.
Eran los mares que impacientes me esperaban.
Eran las flores que miraban nuestros ojos en los prados.
Eran los manantiales que nacían del vientre de la tierra.
No era la noche sino un camino abierto que todos esperaban.
No era el fuego sino la fuente del reposo
Allí donde encontraran los desgraciados
Agua para lavar sus miserables rostros
Que vivieron como huyendo de la vida de los afortunados,
Pues nada les dejaron sino olvido, indiferencia y desprecio.
Era la palabra que todo lo guarda y todo lo recuerda.


Dikt Iii - Porfirio Mamani Macedo