Poesía española

Poemas en español

Tierra mojada

Tierra mojada de las tardes líquidas En que la lluvia cuchichea Y en que se reblandecen las señoritas, bajo El […]

Y pensar que pudimos

Y pensar que extraviamos la senda milagrosa en que se hubiera abierto nuestra ilusión, como perenne rosa. Y pensar que […]

Mi prima agueda

A Jesús Villalpando Mi madrina invitaba a mi prima Agueda a que pasara el día con nosotros, y mi prima […]

TrasmÚtase mi alma

Trasmútase mi alma en tu presencia Como un florecimiento, Que se vuelve cosecha. Los amados espectros de mi rito Para […]

Me estás vedada tú

¿Imaginas acaso la amargura que hay en no convivir los episodios de tu vida pura? Me está vedado conseguir que […]

Mi corazón se amerita

A Rafael López. Mi corazón, leal, se amerita en la sombra. Yo lo sacara al día, como lengua de fuego […]

Una viajera

En mi ostracismo acerbo me alegré esta mañana Con el encuentro súbito de una hermosa paisana Que tiene un largo […]

La suave patria

Proemio Yo que solo canté de la exquisita partitura del íntimo decoro, alzo la voz a la mitad del foro […]

Noches de hotel

Se distraen las penas en los cuartos de hotel con el heterogéneo concurso divertido de yanquis, sacerdotes quincalleros infieles, niñas […]

La saltapared

Volando del vértice Del mal y del bien, Es independiente La saltapared. Y su principado, La ermita que fue Granero […]

El retorno maléfico

Mejor será no regresar al pueblo, al edén subvertido que se calla en la mutilación de la metralla. Hasta los […]

La estrofa que danza

A Antonia Mercé Ya brotas de la escena cual guarismo Tornasol, y desfloras el mutismo Con los toques undívagos de […]

Hoy como nunca

Hoy como nunca, me enamoras y me entristeces; si queda en mí una lágrima, yo la excito a que lave […]

Como en la salve

¡Oh bienaventuranza fértil de los que saben Ir gimiendo y llorando despreciativamente, Como en la Salve, que es un óleo […]

Mi villa

Si yo jamás hubiera salido de mi villa, con una santa esposa tendría el refrigerio de conocer el mundo por […]

Las desterradas

A Rafael Pimentel Ya la provincia toda Reconcentra a sus sanas hijas de las caducas Avenidas, y Rut y Rebeca […]

La mancha de púrpura

Me impongo la costosa penitencia de no mirarte en días y días, porque mis ojos, cuando por fin te miren, […]

El mendigo

Soy el mendigo cósmico y mi inopia es la suma De todos los voraces ayunos pordioseros; Mi alma y mi […]