Poesía española

Poemas en español

Dikt Los imaginadores

Para Fabio Jurado

I.
Largos dedos de cadáver
manosean el manto amoratado de la noche
Con sus voces de neón,
Con las ofertas del día
cubiertas de ceniza
Y el sudor del tiempo.
Ensucian el último cielo
Que nos dejó Palinuro
como mapa para leer
El destino en ciernes,
Amenazan la fe
De Schliemann y otros mendigos
En esa ciudad sumergida
Lavada por las arenas de la historia.
En sus dedos queda el barro de los dioses.
¿Acaso ya no se escucha
el canto de los imaginadores,
En la profundidad del desasosiego,
en el final de alguna calle?

II.

Esta avenida está sembrada
De paraguas negros
Que caminan cansados,
Como saxofones de tristeza
Que juegan a hacer notas
Con los bebedizos
De agua oscura
Que dejan derramar los ángeles.
Desde cierto alféizar blanquecino
Un fotógrafo con descaro
Se atreve a sonreír al mundo
Como profeta perdido en un pasado.
En esta ciudad
Ya no se puede pedir al fiado
una muerte tempranera
Y los imaginadores son antropófagos
Sobre la córnea del mundo
De quien han creado.
El miedo es el pan de cada día
Y en la lejanía de la siguiente estación
Espera un amigo.

III.

Máscaras de maíz
Y gajos de urapán
Se maceran en la leve lluvia
Que domina la Plaza Mayor
Y el tañido ronco de los dioses,
La ciudad ya lavada
Entonces nos olvida,
Siempre olvida,
Tanto como a este poema.



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Dikt Los imaginadores - Rodolfo García L