Poesía española

Poemas en español


Dikt Vater pound (ode in cold metro)

Vater Pound escribía sus instrucciones sobre la Poesía,
sentado junto al fuego del hogar en un Medio Oeste ya sólo imaginado,
en la cabana de troncos rodeada de abetos o de pinos,
con una manta escocesa sobre las piernas quebradas.
Le debo el fantasma inocente de Sexto Empírico,
y silenciosos desplazamientos de alejandrinos licenciosos.
La luna blanca y el búho sobre el pico del abeto.
Fragilidad, tu nombre es Mr. Pound.
Un niño convencido de la justeza del Universo,
y equivocándose siempre, sin embargo,
como una rosa bebiendo entre las dunas.
Pecoso y luego greñudo. Pecoso y luego.
Infinitamente greñudo.
Un viejo salvaje y frágil.
La importante distribución de los lados y la altura.
El búho blanco y la luna sobre la rama del abeto.
La barba circundando el rostro como un mar circundando una isla,
como un bosque sepultando una casa.
Pelos. Pelos. Pelos.
La dificultad de transmitir un conocimiento.
La dificultad de hablar en nombre de los otros.
La imposibilidad de ser hasta el fin uno mismo.
La imposibilidad. Oh la imposibilidad.
Siempre la imposibilidad, la sinusoide del triagrama.

Abeto Luna
Casa Buho
Anciano Hoja pintada
Mono Arroyo

No Cavalcanti No Dante No Ovidio No Hornero
No Mussolini No Adams No Gesell No Confucio
No_________ No_________ No_________ No_________

Y entonces, de pronto, por así decirlo, Mr. Pound desaparece

Mr. Pound disappears

Haciendo honor a su nombre, se hundió en el marasmo inextricable de la Oikonomía.
Inextricable, inexplicable.
¿Es así como uno se vuelve loco?
¿Es así como uno se vuelve loco?
¿Loco, loco, loco, loco?
¿Y por qué todo es tan frágil, tan disperso, tan híbrido?
¿Cómo cortar de una vez la cabeza verdadera de la hidra?
Mr. Pound paseándose por una calle de Londres.
Mr. Pound subido sobre el pretil de un puente.
Mr. Pound haciendo cabriolas en una ventana de Pisa.
Mr. Pound en su celda: un ideograma trazado rápidamente sobre la cal.
Mr. Pound un poco antes: colgado de una rama y chillando a la
luz de la luna. Chillando de terror, balanceándose entre el
follaje, una risa extraña, hi, hi, hi, hi, hi, advirtiendo a los
que pasan, a lo lejos, por el cruce de caminos, brillando las
hojas plateadas, los ojos saltando como ranas en el arroyo.

He aquí al Poeta.

¿O sea que la locura tiene al fin un nombre?
¿O sea que este discurso es acaparable como los granos de trigo?
¿O sea que ya pueden alzarse los párpados hinchados y gritar en el
viento: «Dios proveerá»?
El viento que es todo y que se lo lleva todo.
Dunas. Dunas. Dunas. Dunas.
Lo que fulmina, lo que mata, lo que paraliza,
¿es esto?
Lo que dispersa, lo que rasga, lo que divide, lo que enajena.
Tengo la clara certeza de estar loco mientras me balanceo en esta
rama de abeto.
Soy un búho, soy una hoja pintada, soy la luna.
Y equivocándome siempre, sin embargo.
Instrucciones, resoluciones. Pálido diccionario.
Almanaque de las cosas, lista infinita, Infero.
Pero sólo entonces, sin embargo, la realidad del infero.
O mejor dicho: realidad es infero.
O mejor dicho todavía: sólo lo real puede ser infernal.
Felipe el Hermoso: he ahí el Infierno.
Alguien lo descubrió rápidamente y sacó provecho.
Ejem. Dicho sea con sus propias palabras: Un crimen americano.
Eliminando la residua y colocándolo en el centro del círculo:

UN CRIMEN

De modo que como decía era éste el gesto de danzar sobre los escalones.
No bajar ni subir, simplemente danzar sobre los escalones.
Porque los escalones, como sabía Piranesi, no están encima
ni debajo: están en todas partes.
Esta era la locura de Piranesi.
La multiplicación de los escalones.
La proliferación de las lilas en la primavera.
La fiesta de la muerte.
El mundo crece para la soledad, Mundus ad apocalipsis.
Construimos ciudades que no podremos habitar.
No es enteramente exacto.
Construimos las imágenes de lo inhabitable.
Estos son los espejos que salen de nuestras manos.
Somos orfebres locos, cazadores obsedidos por un cántico.
Mr. Pound con un mosquete al hombro, junto a un árbol.
Paisaje de lianas, un sueño de Rogier van der Weiden que se
incluye sibilinamente en el cuadro, minúsculo, con un sombrero
de castor a lo Robin Goodfellow.
Símbolos espejeantes.
La máscara debe estar escondida en algún lugar del bosque.
¿Pero dónde? ¿En qué refugio soleado de la boca inmensa que es
el bosque, que es como decir el desierto, los inquietos anillos
de dunas, las olas del mar transfinito?
¿Dónde? ¿Dónde? ¿Dónde?
Silencio. Por debajo de la masa de pelos asoma un hocico simpático.
Cuatro orificios dispuestos simétricamente. De eso hay en todas partes.
Son los cuatro orificios universales.
Son los cuatro elementos y las cuatro letras.
Son el Norte y el Sur, son el Este y el Oeste.
Etc., Etc., Etc.
Recoger piedras para clasificarlas sería más provechoso.
Hallar la fórmula una vez es imposible.
Hallar la fórmula siempre es todavía más imposible.
Ja., Ja., Ja. Imposiblemente imposible.
Mr. Pound se ríe sentado en cuclillas sobre un cono.
Todo es real, todo es imaginario.
La risa del mono hace un remolino con las hojas plateadas.
El mono titubea pasándose un dedo por la boca.
Coloca una pirámide sobre el cubo y una esfera en el vértice de la
pirámide.
La luna sobre el pico del abeto.
El mono se ríe con ganas, como un niño, y mira de soslayo
el plátano que Mr. Pound le había prometido.
Luz que atraviesa los gruesos barrotes y provecta una sombra
enedimensional sobre el cuadrángulo.
La sombra se sacude rítmicamente al impulso de sus estremecimientos.
Es como una música de pequeñas campanas, como aquello
con que termina la suite Los planetas de Gustav Holz.
Din don din don din don din don din don.
Algo que no se oye, una especie de ideograma hecho con el silencio
y la cal.
Como en la frase profunda de los gemelos siameses, donde uno es
el asesino que escribe y el otro el asesino que escucha:
Todo fluye.


Dikt Vater pound (ode in cold metro) - Rogelio Saunders