Poesía española

Poemas en español


Dikt Primer tiempo: la voz del pánico

Quivi sospiri, pianti e alti guai
risonavan per l’aere senza stelle.
Dante: Inf erno.

Sirenas sin gemidos ni palabras

-mudo canto que sólo oyó la muerte-

clavaron agonías en la noche.

Callado jeroglífico del grito

que no partió los sueños

ni saturó de alarma las tinieblas.

¡Qué voz estrangulada podía ser más certera

que una mano de luz pintando el cielo

y adelantando el alba?

Enloquecidos quedaron los relojes,

y un aullido de sol mordió el espacio

precipitando sangre y arreboles.

Incandescentes garfios dolorosos

sacaron de su sueño almas a flote

ya en alas del infierno.

¡ Furia de Dios en ráfagas!

¡Piafar innumerable

-miedo en marcha-

corriendo hacia el crepúsculo!

Los cántaros del alba se rompieron,

y el Santo Graal del sol – ya derramado-

se regó por el cielo.

De todos los caminos la rosa de los vientos

lanzó flechas de sangre. ¡Miserere, miserere, Señor,

calma tu cólera!

¡Mil potros degollados trotando cielo arriba

con las crines al viento enrojecidas!

¡Todo el humo del mundo,

todo el gas preparado para la guerra ruge!

¡Las máscaras del miedo ya no bastan

y las manos

ya no pueden asirse en la distancia!

-¿Quién pudiera subirse en una nube?


Dikt Primer tiempo: la voz del pánico - Rogelio Sinán