Poesía española

Poemas en español


Dikt La siguanaba

La que tenía los ojos como el agua profunda
Que se viste de negro con las piedras del fondo de la poza
La que tenía la piel apetecible como la pulpa del níspero que mece al aire su miel
Entre los pájaros
La que tenía en la saliva el fuego de los peces límpido pedernal del beso casto
Para los climas del único lecho permitido Sihuélut choza
Y palacio hizo su cuerpo de espíritus indignos oidor
Y conversador hizo su corazón de negras lenguas invisibles exagerado
Y ávido hizo su anhelo de placeres vecinos del asco.
Abandonó su marido y su hijo – Cipitín Este, el del ombligo como una piedrecita de cacao –
Y dedicóse a vivir al pie de la lascivia al lado de las palabras que causan dolor.
Iracundo su ánimo lejos sus previsiones del orden de los dioses hechizó a ese hombre
Que la quiso entre todos que hizo posible un día el florecimiento de su vientre
Poniéndole abejas furiosas en el cerebro que dejaron la tenue tela de su razón agujereada como una red de mar.
Tlaloc ha puesto en ella sus ojos iracundos.


Dikt La siguanaba - Roque Dalton