Poesía española

Poemas en español


Dikt Severa voz de cuna

«Tú también, hijo mío»

Serás de piedra o leche?
Serás de leche o piedra?
Serás de piedra y leche!
Sí.
Tienes que serlo para mis selvas nobles,
para mi polen convocado,
para el acero
que se ha echado a crecer
desde mi antigua desesperación.

Hermoso desarrollo
tan alejado de los objetivos abismos,
hijo y arcángel popular entre mi sed:
Te digo con la mano familliar
de los altos caminos acechantes e impávido
que cual la ingratitud de las palomas
y el anatema tácito de las irresolubles lágrimas
se quedan circulando en tu futuro,
exacto y retador.

(Serás de piedra y leche?
Tienes que ser de tormentosa miel,
tigre y desamparado!)

Te digo,
y no por padre lógico y común,
que es, a lo más un horizonte de sillones desvelados,
de apresurada angustia
y hogazas dulces colectadas
para una paz mensual,
te digo,
quizás atroz, humana, óseamente,
la útil palabra que me basta y sobra
para donar mi sangre clandestina
a todo el que me viene
desde el amor del hombre:
«Compañero total, caminaremos
hasta la música y el pan».

Sí, niño, sí, que me despiertas
con alas aborígenes y besos sencillísimos,
serás conmigo
desde la llama y la pequeña construcción,
desde el primer echarse a andar auténtico,
desde, aún, el dolor incorporado
al gran sistema de la vida.
Te espero
y canto…


Dikt Severa voz de cuna - Roque Dalton