Poesía española

Poemas en español


Dikt El idílico 18

Ya por los inicios del dieciocho
Tu talle tenía el grácil vaivén del junco
Mecido por el céfiro de la tarde
Y mencionar tu nombre
Era beber de una fontana fresca.

Tu imagen inspiraba a demócratas
De rumbosos borsalinos
Que te abordaban bajo la lumbre mortecina
De un solitario farolillo a kerosén,
Para abrumarte con su porfiado repertorio de promesas
Y con versos memorizados
En la calcinante angustia de la espera.

Integraban todos ese denso enjambre
De ruidosos moscardones
Que ancalaron sus Canciones y su soledad
Frente a tu ventana,
Para entregarte sus serenatas febriles
Y el sosiego del corazón
Vulnerado por una tristeza incurable.

Esos noctámbulos canoros,
Que con sus continuos requiebros
Imprimieron en tu porte una deliciosa arrogancia,
Durante largas noche toledanas rondaron
Tu taciturno silencio
Con la esperanza de que en un tardar no muy lejano
Sus penas de amor
Dejaran de ser una alondra que parte al extravío.

(de Hora de silencio)


Dikt El idílico 18 - Samuel Cárdich