Poesía española

Poemas en español


Dikt Ishayas

Hermano te invito a meter las narices en la fragancia de una rosa

En las cumbres una racha de viento manosea una fosca de bambúes.

Para encantar a las hembras los saltamontes frotan sus patas traseras

Se corrompen las grullas hasta el último instante de la madrugada.

Por la luna creciente se agitan fulgurados los capullos silvestres

como duendecillos incitados de polen.

En mis días más tristes miro la perfección del universo,

Los astros, las galaxias que se agotan con la mirada de mis ojos

Y allí intento tímidamente la elevación de mi conciencia

Olvido entonces mis temores que cercan mi diminuta humanidad,

Mientras sigo cautivado con las órbitas de las estrellas,

a lo largo de la noche entre los riscos

Me obligo a existir frente a mí mismo

Como si hubiese que volver al magma recién templado del planeta

Lejos ya de su devastadora escaramuza.

Sin embargo, te comprendo, allí surgió nuestra génesis.

De ahí brotaron las raíces de todo el firmamento.

Hermano te pido que cierres los párpados para conocer el cosmos

Y ya no conjetures que es imposible dominar la cavidad

del caos con la mente.

¿Por qué sentimos a los monjes tibetanos como nuestros parientes?
Por su ascetismo y sus iluminaciones

no por sus símbolos, ni sus aspectos.
Perdona, ya distante, a quienes castigaron tu pasión por el origen

Afligieron tu locura desde el suelo interminable

El regreso ilusorio así, de degradado paria

Me compadezco de ellos por ti, aunque estás ausente

Ahora si temor a arrepentirme..


Dikt Ishayas - Sergio Badilla Castillo