Poesía española

Poemas en español


Poema Pues mi dios ha nacido… (villancico v)

Estribillo

1.- Pues mi Dios ha nacido a penar,
déjenle velar.
2.- Pues está desvelado por mí,
déjenle dormir.

1.- Déjenle velar,
que no hay pena, en quien ama,
como no penar.

2.- Déjenle dormir,
que quien duerme, en el sueño
se ensaya a morir.

1.- Silencio, que duerme.
2.- Cuidado, que vela.
1.- ¡No le despierten, no!
2.- ¡Sí le despierten, sí!
1.- ¡Déjenle velar!
2.- ¡Déjenle dormir!

Coplas

1.- Pues del Cielo a la Tierra, rendido
Dios viene por mí,
si es la vida jornada, sea el sueño
posada feliz.
¡Déjenle dormir!

2.-No se duerma, pues nace llorando,
que tierno podrá,
al calor de dos Soles despiertos,
su llanto enjugar.
¡Déjenle velar,
que su pena es mi gloria,
y es mi bien su mal!

1.-¡Déjenle dormir;
y pues Dios por mí pena
descanse por mí!
2.- ¡Déjenle velar!
1.- ¡Déjenle dormir!

1.-Si a sus ojos corrió la cortina
el sueño sutil,
y por no ver mis culpas, no quiere
los ojos abrir
¡déjenle dormir!

2.- Si es su pena la gloria de todos,
dormir no querrá,
que aun soñando, no quiere el descanso
quien viene a penar:
¡déjenle velar,
que no hay pena, en quien ama,
como no penar!

1.- ¡Déjenle dormir
que quien duerme, en el sueño
se ensaya a morir!

2.- ¡Déjenle velar!
1.- ¡Déjenle dormir!

1.- Si en el hombre es el sueño tributo
que paga al vivir,
y es Dios Rey, que un tributo en descanso
convierte feliz,
¡déjenle dormir!

2.- No se duerma en la noche, que al hombre
le viene a salvar:
que a los ojos del Rey, el que es reo
gozó libertad.
¡Déjenle velar,
que su pena es mi gloria,
y es mi bien su mal!

1.- ¡Déjenle dormir,
que pues Dios por mí pena,
descanse por mí!

2.- ¡Déjenle velar!
1.- ¡Déjenle dormir!

1.- Si el que duerme se entrega a la muerte,
y Dios, con ardid,
en dormirse por mí, es tan amante
que muere por mí,
¡déjenle dormir!

2.- Aunque duerma, no cierre los ojos,
que es León de Judá,
y ha de estar con los ojos abiertos
quien nace a reinar.
¡Déjenle velar,
que no hay pena, en quien ama,
como no penar!

1.- ¡Déjenle dormir,
que quien duerme, en el sueño
se ensaya a morir!
2.- ¡Déjenle velar!
1.- ¡Déjenle dormir!

NAVIDAD, 1689

VILLANCICOS QUE SE CANTABAN EN LA
S. I. CATEDRAL DE LA PUEBLA DE LOS ÁNGELES,
EN LOS MAITINES SOLEMNES DEL NACIMIENTO
DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO,
ESTE AÑO DE 1969.

SEGUNDO NOCTURNO
287


Poema Pues mi dios ha nacido… (villancico v) - Sor Juana Inés de La Cruz