Poesía española

Poemas en español


Poema A don silvestre rodriguez olivares

Venimos de los puntos más distantes
A recordar con obsesión tus cosas,
Donde son de lo más maravillosas
Tus piezas musicales resonantes,
Que estrujan de emoción los palpitantes
Corazones henchidos de respeto,
Cariño y devoción; pues no es secreto
El enorme valor que tus Canciones
A Nacozari en todos los rincones
Le dieron de tu plectro más coqueto.

“Tu Mirada” que a tanto enamorado
Ha servido en romántica mancuerna,
Para hacer de su amor la prenda eterna
De su fiel corazón ilusionado,
Inicia para el novio emocionado
“A Mi Primer Amor” en serenata,
Y termina pidiéndole a la ingrata
Tu “Déjame Llorar” en la “Alborada”
De un “Mañana” que hiere y anonada,
Por la “Vida de Ensueño” que lo mata…

Y empieza con su ruego entre pesares
De “Suspiros y Lágrimas” sin calma,
Que lo hacen entonar “Amor del Alma”
Hurgando por sirenas de otros mares:
A la “Linda Morena” busca en bares
Y al mitigar sus cuitas con empeño
Se alegra con las notas de “El Costeño”
Y “El Retorno Al Hogar”, que lo obsesiona,
Entre “Flores y Espinas” lo presiona
Hasta hacerlo sentir ser muy pequeño.

Son tus coplas sus fieles compañeras
En su viaje de amor que casi muerto
Lo han empujado “Soñando Despierto”
Entre “Amigos Alegres”, sin fronteras,
Cayendo en la ancha sima sin barreras
A pesar que la vida nos enseña:
Son ellos siempre la gigante peña
Donde el tropiezo duele con más ganas.
¡ Por ellos pintan mucho más las canas
Al son alegre de “La Pilareña”!

Todo ese mundo musical que dejas
Para que el pueblo en su folclor lo cante,
Es todavía el gusto del amante
Por tus Canciones que, por ser añejas,
No son fatales y menos complejas:
Las canta “El Yaqui” como buen hermano
En igual tono que lo hace “El Serrano”
Y dedican “Belén” y “Teresita,”
“Celina” y “Trinidad”, con la exquisita
Gracia y talento que plasmó tu mano.

Dejas un pentagrama de sonidos
Que hacen surgir tus notas milagrosas,
Como ramos de nardos y de rosas
Que arrullan sin espinas los oídos,
De quienes al recuerdo muy asidos
Tu homenaje Post-Mortem elevamos
Y cada “Danza Tuya” te tocamos
Imprimiéndole un dejo de alabanza
Pues tu gran corazón con añoranza
De nostalgia y afecto recordamos.

El Nacozari de Jesús García
Tu amigo insigne de inmortal memoria,
Ha escrito ya tu nombre en esa historia
Que habla también de rica minería,
De mujeres hermosas e hidalguía
De su héroe que salvó este pueblo santo,
Y a quien con pena le diste tu canto
Sintiendo que es tu tierra su Sonora,
Y tu hogar, Nacozari, que hoy te llora
Con tus notas que enjugan nuestro llanto.

Bendito Siglo Veinte que hospedara
Apenas al inicio de sus años
A gente como tú, ya esos tamaños
En autores de hoy ¡ Quién los hallara!
Para tocar la nota que arrastrara
Al joven que se aturde con los ruidos
Remedos de canción, hoy preferidos
Por esa juventud incontrolable;
¡ Vuelve a tu cuerpo y en un gesto amable
Dale a tu corazón nuevos latidos!

Por siempre habita en esta tierra tuya
¡ Tumba violada del metal cobrizo!
Donde un hombre del tren un héroe se hizo.
No permitas que al pueblo lo destruya
La falta de un valor del que re-huya
La indiferencia y el egocentrismo,
Que son resbaladero hacia el abismo
Donde un pueblo su espíritu destroza;
¡ Que no caigamos en la obscura fosa
Ajenos al buen temple y al civismo!

Y cuando lleguen los aciagos días
Del olvido a tu nombre y a tu obra,
Dios nos dé la ilusión con que recobra
La flor su encaje en las mañanas frías,
Cuando el sol templa amable sus tardías
Corolas impregnadas de rocío;
Y en poema inmortal rompa el hastío
Tu música de vals o polka suave
Que las baile con gracia Nacozari
Tu hogar eterno, plácido y bravío.

ANTONIO MUNGUIA
MEMORIA:
Escrita en el tren el 1ro. de Abril de 1965 en trayecto a Agua Prieta después de haber anunciado al pueblo de Nacozari por sonido local la muerte la noche anterior de Don Silvestre Rodríguez Olivares en la casa cural del lugar. Actualizado y leído por primera vez en fiesta luctuosa de aniversario el 31 de marzo de 1992.


Poema A don silvestre rodriguez olivares - Antonio Munguia