Poesía española

Poemas en español


Dikt El cerro de la sirena de nacozari

El cerro de La Sirena
Que vigila del lugar
El Oriente donde se alza
La plaza Jesús García,
Fue testigo de la escena
Horrorosa y singular
Que cimbrara esta comarca
En aquel infausto día.

Desde su más alta cumbre
La Sirena pudo otear
La humareda impresionante
Que cubriera el cielo raso,
Luego del fragor y lumbre
De la pólvora al tronar,
Que con estruendo implacable
Volara al tren en pedazos.

Con la muerte inesperada
Que el pueblo hubo de enfrentar
A muchos nacozarenses
Vio La Sirena corriendo
En marcha desesperada
Hacia el templo para orar,
O a las víctimas inermes
Rescatando de su infierno.

Hoy La Sirena tranquila
Se goza con admirar
La columna y monumento
Del héroe tan aclamado,
Y cada año ve la fila
Que forman al celebrar,
Mostrando su noble gesto,
Autoridad y poblado.

El tiempo adorna su paso
Con magnolias a los pies
De la plaza y mausoleo
Destacando su belleza.
La Sirena en un abrazo
Su sombra tiende también
Y en recuerdo del gran héroe
Suma altiva su realeza.

Muchos nuevos habitantes
Benefician mineral
Y con rumboso entusiasmo
A Nacozari dan vida.
Son de este terruño amantes
De espíritu siempre leal,
Fabrican su relicario
De esta tierra tan querida.

Al pueblo fiel tan humano
Que posada me brindó
Le doy toda mi ternura.
Sus cerros, su tren y mina,
La Sirena en primer plano
Fueron mi antro acogedor,
Y hoy alivia mi penuria
Su alma bella y diamantina.

ANTONIO MUNGUIA
MEMORIA:
En visita desde Cumpas, Sonora.
14 de febrero de 1967


Dikt El cerro de la sirena de nacozari - Antonio Munguia