Poesía española

Poemas en español


Dikt No se extingue la herida

Se ha construido un templo a la traición

Con material forjado con mentiras.

Se ha edificado un muro a lo nefasto

Para nutrir el miedo.

La desnudez se extiende por doquier

Y unas manos odiosas

Fijan sus muecas necias sobre ella.

La dulzura tiene manos de espuma:

Adivinamos, después de las caricias,

Su pureza.

La figura fugaz del deseo prohibido,

Del deseo que asoma

Tras las ventanillas de los trenes.

Los deseos obscenos

De un cuerpo insinuando su blancura.

Los deseos de amor

De un cuerpo enardecido por las lágrimas.

Pero el dolor pide indemnización,

La carne magullada quiere vengar

La anciana maldición.

No se extingue la herida,

La serpiente de acero

Que asoló piel y carne.


Dikt No se extingue la herida - Antonio Redondo Andújar