Poesía española

Poemas en español


Dikt No seas tan cruel

No seas tan cruel.
Ya es bastante crueldad el despertar.
Ahora, amor, déjame soñar.
Déjame creer que entre tus brazos nacen las caricias,
Que entre tu pelo se quedan
Perdidos los dedos de mis manos,
Que tu piel es el territorio
Donde abrevo la sed de mi ternura.
¡Ay, déjame vivir en la creencia
De que no hay más horizonte que tus ojos,
Que no hay más luna
Que la redonda dulzura de tu boca!
No me importa engañarme,
No me importa mañana despertar,
Y vivir en el destierro sin tu cuerpo.
Ahora, déjame soñar que habito en el refugio
De tus manos.
Déjame creer
Que en ellas recibes el don entero de mi entrega.
Déjame pensar que en ti
De pronto cabe la ternura toda,
Todo el amor del mundo,
Y que en estas palabras
Que pronuncia mi boca
Caben todas
Las palabras de amor que me he callado.
Pero me pides el silencio,
Me solicitas la distancia,
Y toda esta dulzura retrocede hasta la ausencia.
Me pides que mi boca se concrete
A callar la palabra, la ternura,
Que me trague los besos, que amordace
La más tenaz de las pasiones.
Está bien. Dispuesta estoy
Incluso hasta a borrarme,
Hasta a borrar mi nombre, mis preguntas,
Y el eco de mis pasos;
A desaparecer, sin rostro, por el viento.
Pero, dime, cuando vuelta ceniza
Recuerdas que mi boca fue llama,
Que mi mano fue un ascua,
Que mi cuerpo fue hoguera,
¿Alguien va a abrigar tus manos
En el frío de esa ancha soledad
Sin mi presencia?


Dikt No seas tan cruel - Carmen González Huguet