Poesía española

Poemas en español


Poema Para cuando llegue a viejo

Cuando seamos viejos, ¿qué dejaras para tu familia?
Esa pregunta siempre me ha retumbando en la cabeza
Como cuando retumba la tierra por alguna erupción de sus volcanes.
Es tan grande el pensamiento, que no me deja dormir por las noches.
Como si mis pensamientos pudieran crear de un día para otro lo que quiero para mi familia.
Quiero dejar algún legado y he buscado y he pensado.
¿Que sería bueno dejarle a mi familia? y llegue a esta conclusión.
Dinero, no, no creo el dinero es pasajero y no me recordaran por eso.
Deudas, para que en verdad me recuerden y me maldigan día, a día.
Eso me haría una persona soberbia y malvada y no es así como quiero que me recuerden.
Talvez Lujos, si así podrán ver todos los lujos que les dejo y recordarme.
Pero me recordaran como una persona avara y sin sentimientos que solo pensó en los lujos.
Creo que mejor les dejo mis escritos, mis vivencias, mis alegrías, mis recuerdos de niño y todo lo bueno.
Todo los bueno que puedo sacar de mi alma de poeta. Pero sobre todo.
Les dejare todo mi amor, para que me puedan recordar.
En el soplido del viento embriagador de las mañanas lluviosas.
En el canto de las aves, que sacudan sus alas dándole la bienvenida a un nuevo día.
Que me recuerden así, como un soñador, como el que quiso cambiar al mundo.
¡Con las letras de sus poesías, y que quiso siempre el bien y amo siempre a su familia!
Es así como quiero que me recuerden.
Cuando ya haya partido de entre los que más he querido.
Tantas cosas he pensado cuando llegue a viejo.
¿Qué será de mí? Talvez sea como una sombra entre mi familia.
Suele pasar que te vuelves un poco invisible.
Pero me da pavor el pensar en ello.
Sé muy bien que mi familia no será así conmigo.
Pero aun así me aterra la idea.
De ser una carga para ellos.
Todo lo que les dejo me hace pensar que talvez
Me valoraran más cuando ya esté muerto.
¡Suele pasar siempre! Cuando ya no este entre ellos
Talvez me regalen flores, pero ya no las podre oler.
Talvez mi madre lo sentirá más, si aún está entre ellos.
El amor de la madre, siempre es uno de los más puros
E incondicional, eso no se puede discutir.
Por eso, me he puesto a pensar, ¿qué dejare para ellos?
Y no tengo más que mis líneas en hojas blancas.
Blancas, ¡Tal cual es el amor incondicional de mi madre!


Poema Para cuando llegue a viejo - Gerardo Solis Trinidad