Poesía española

Poemas en español


Dikt Viajar como un niño

Viajar, cuanto quiero viajar, le dijo un niño a su padre.
¿Y a dónde quieres viajar?, le dice el padre con un nudo en la garganta.
A lo que el niño contesta, con la voz de la inocencia.
¡A lugares del nunca jamás!!
Y el padre soltó el llanto que lo ahogaba y diciendo al pequeño eso solo en cuentos existe.
El niño contesto, con la mirada casi perdida.
Aun no termino padre, el lugar donde quiero ir puede existir en la tierra.
Solo es cuestión de cambiar a las personas, porque lugares hay muchos.
El padre se quedó pasmado con la respuesta del niño.
Creo que no te entiendo hijo, ¿me podrías explicar?
Si papá, quiero viajar a esos lugares, donde nunca jamás haya hambre.
Donde nunca jamás haya guerras, donde nunca jamás se destruyan los bosques.
Donde nunca jamás, haya enfermedades, donde nunca jamás se maltrate a los animales.
Donde nunca jamás las personas buenas mueran.
El padre al escuchar al niño, se quedó atónito, sin respuestas y con un dolor tan grande en su corazón.
Hijo no había pensado que tenemos muchos lugares que conocer.
No padre creo que yo lo conoceré primero que tú.
No digas eso hijo, tenemos que conocer esos lugares, ya verás que los humanos cambiaran algún día.

Talvez cuando ya seas grande.
No padre yo viajare hoy, no te podre llevar, ya tengo quien me guie, estaré bien.
¡Estoy agonizando padre! Voy a ese viaje tú no puedes acompañarme ahora.
Los hombres nunca cambiaran, esos lugares ya existen, el que me guiará me lo dijo.
Por eso me voy con él, no te apures padre; procura ser bueno, no hacer guerras.
No destruyas los bosques, no maltrates a los animales, cura a los enfermos. Da amor al prójimo, veras que tú también estarás a mi lado.
El niño dio un fuerte suspiro y se quedó dormido, con el soplido de un viento helado.
¡Si todos los hombres tuvieran el alma y sentimientos de un niño!
Decía el padre abrazando fuertemente el cuerpo inerte del niño.
Levanto los ojos al cielo y una Oración empezó a recitar.
¡Padre! Si oyes a este pobre hombre que clama y pide
Por todos los humanos, que la diferencia entre humano y animal
Radica en la inteligencia, aunque en realidad no es así.
Permítenos estar un poco más pegado a tu palabra, no nos abandones
Por mucho tiempo, ya vez lo que ha pasado, cuando el rebaño
Esta descarriado, danos más sabiduría, porque la inteligencia creo que no nos ha servido de mucho.
¿A dónde hemos llegado? Retumbaba esa pregunta en la cabeza
De aquel hombre, cuantas cosas bellas nos has regalado señor
Y no hemos podido valorar, nos hiciste a tu semejanza
Y creo que no hemos podido darle el gran valor
A ese regalo tan hermoso que nos diste
¡Nuestra propia existencia!
El poder estar en paz
Con todo lo que
Nos rodea
Amen.


Dikt Viajar como un niño - Gerardo Solis Trinidad