Poesía española

Poemas en español

Dikt Historia

No derribé el único árbol del mundo

Para poner el sol en tus ojos.

Primero hice figuras con las sombras de mis manos

Imitando el pájaro de madera exhibido en la sala.

Fue después que cultivé la poesía

Sin entresueños ni asombros.

La poesía debe ser como la flor de los jardines públicos.

Antes la miraba en el horizonte,

Hundida, calumniada, separada de mí y de los barcos de papel

Que los niños ponen en las aguas de la calle.

Pero hoy, un pájaro se detiene en todas mis esquinas

Y la niña tímida en un laberinto de espejos, sonríe.

Bienaventurada sea la poesía.


Dikt Historia - Herber Sorto