Poesía española

Poemas en español


Poema Mario

Ansío que Octavio hubiérase quedado
En su duda y en su movimiento,
Como Pablo entraba a su madera
Y doliente la dejaba en su poema XX;
Anhelo que tiemble de una vez la tierra
Al tono de los versos sencillos de Martí,
Mientras se escuchan sinfonías de rimas
Con Rubén Darío a tu costado suspirando.

Ignoro los niños y los silenciosos sentidos
De Gabriela, así me mire, así sea hermosa,
Prefiero dejárselos a Borges que los acoja
Y hecho arte los dedique afligido a su país;
Me quedo con las negras murallas y guitarras
Que Guillén plasmaba en su palomar,
Los que te recitaré bajo el tonotestamentario
De Gonzalo Rojas, lento como sus días.

Haré también de mi alma un monasterio
Con su revolución interior, a lo Cardenal,
Incrédula, amarga, animal, pero amorosa,
Así quede llorando como Sabines advirtió;
Mas nada de ello se habrá de comparar
Con esa coraza que tienen los corazones
De aquellos que saben que en todos estás
Y que al pie de tu roble descansan en paz.

¡Ah!, pero a pesar de todo, quién como tú,
Que ya sientes que Dios reposa en ti,
Que con la tarde y con el mar de Vallejo,
Transitarás por los umbrales del cielo
Por ser Mario Benedetti el poeta del amor,
Y a pesar que para siempre te fuiste de aquí,
Tus versos con nosotros se habrán de quedar,
Gozando los que te esperan,
los que quedan
y los que vendrán.


Poema Mario - Julio Armando Fernández Bartolomé