Poesía española

Poemas en español


Poema Cantares

El hombre, cuando se embarca,
Debe rezar una vez;
Cuando va a la guerra, dos,
Y cuando se casa, tres.

Que no sales de la iglesia,
Ayer me dijo tu madre;
Para pecadora es pronto,
Para arrepentida es tarde.

Si, como tú, Consuelo
Yo me llamara,
¡Qué poca gente habría
Desconsolada!

De un secreto hice a un mudo
Depositario;
Recobró la palabra
Para contarlo.

¡Qué penitencia tan grande!
¡Sin poderte llamar hija,
Quererte más que tu madre!

El amigo verdadero
Ha de ser como la sangre,
Que siempre acude a la herida
Sin esperar que la llamen.

El amor y la locura
Se parecen al incendio:
Suelen verse desde fuera
Antes que se noten dentro.

Maresita mía,
No sé lo que tengo,
Que salgo de casa con dos o tres duros
Y vuelvo sin ellos.

Anda tu amor en la plaza
Como las obligaciones:
Ni el capital se amortiza,
Ni se cobran los cupones.

Di lo pasado al olvido,
Doy lo presente al desdén,
Del porvenir no me cuido…,
Y vivo bastante bien.

Ayer le tocó en mi calle
El premio grande a don Gil:
Si el premio fuera una teja
Me hubiera tocado a mí.

A buscar dichas y penas
Salí con otro a un camino:
Cuando él con las dichas dio,
Dieron las penas conmigo.

En alhajas y en mujeres
No te dejes engañar,
Y atiende, más que a la hechura,
A la clase del metal.

Subí a la montaña:
Cuanto más subía,
Más sombras abajo,
Más nubes arriba.

Conociéndote, te quise;
Por eso no tengo pena:
Yo soy el ratón que ha entrado
Por gusto en la ratonera.

Quien te comparó a la luna
Supo retratarte, niña;
Que como ella eres hermosa,
Pálida, mudable y fría.

Desde la buhardilla suelen
Tirarse muchas doncellas,
Y unas van al empedrado
Y otras a la carretela.


Poema Cantares - Manuel Del Palacio
 »